Caso Samboní: Se niega nulidad y se acusa formalmente a los Hermanos Uribe Noguera

Hace dos semanas el Tribunal de Bogotá le ordenó al fiscal Néstor Humberto Martínez rectificar las declaraciones que estregó en los pasillos del Congreso y donde acusó a Fernando Merchán, el fallecido vigilante del Equus 66, escenario del asesinato de la pequeña Yuliana Saboní, de ser cómplice del crimen.

El fiscal impugnó la decisión y ahora la Corte Suprema de Justicia le da la razón con cuatro argumentos que desde el juicio a Rafael Uribe Noguera fueron planteados por el juez de conocimiento:

 

 

Primero, la información que entregó el fiscal no corresponde a la intimidad de Merchán y su familia “por cuanto hicieron parte de una causa penal de impacto nacional, no reservada”.

En segundo lugar, esas declaraciones se encontraban soportadas con la investigación y como un elemento más de las hipótesis de “coparticipación” y que eran de “conocimiento” de Merchán; también se logró probar en el proceso que Fernando Merchán, el vigilante, “siguió las instrucciones que le impartió Uribe Noguera, mintió sobre la presencia de éste en el apartamento 603”.

Finalmente que las pruebas recaudadas y que fueron sumadas para conseguir la condena contra Rafael Uribe, quedó definido que el vigilante era consciente de lo que pasaba y no dio aviso a las autoridades.

Así las cosas Martínez no tendrán que rectificar sus declaraciones, como bien lo pretendieron los familiares del vigilante.

 

 

 

Fuente: Caracol Radio