Colombiana asesinada en Boston: Los aterradores detalles del crimen

Este martes la fiscalía de Boston confirmó que no existe evidencia que determine algún tipo de vínculo entre la colombiana Lina Bolaños y su prometido, el ciudadano inglés Richard Field, con Bampumim Teixeira, presunto autor del escalofriante homicidio de la pareja de doctores.

“No hay evidencia alguna en esta etapa que el acusado tenía una relación personal con las víctimas, ni hay ninguna evidencia para explicar por qué iba a atacarlos tan brutalmente”, dijo el Fiscal del Condado Suffolk, Daniel F. Conley, al diario local The Boston Globe.

Conley anuló la versión entregada previamente por los oficiales de policía, quienes señalaron que la médica colombiana, de 38 años, y su novio, de 49, tenían alguna relación personal con el atacante.

El fiscal refutó además los informes policiales previos donde se afirmaba que el presunto atacante había abierto fuego contra los agentes de policía, ya que en la escena del crimen no se encontraron armas de fuego.

“Una investigación preliminar sugiere que los oficiales estaban respondiendo a un informe de un intruso en la residencia que estaba armado con una pistola, es por esto que los agentes decidieron abrir fuego contra el atacante, al considerar que podría representar un peligro para sus integridades”, dijo Conley.

El funcionario no se refirió a los posibles móviles de este atroz crimen, sin embargo, no se descarta que se haya tratado de un robo, ya que, según información recabada por las autoridades, Teixeira trabajó por un tiempo en una empresa de vigilancia llamada Paladion que años atrás se encargó de los temas de conserjería en el complejo de apartamentos donde vivía la pareja. Lo que explica que el atacante haya logrado ingresar sin ser advertido.

Además, según reposa en el informe policial, en el lugar del crimen fue hallada una mochila negra llena de joyas.

Por su parte, Andrea Ustman, prima hermana de la víctima contó en Caracol Radio las dificultades que ha tenido la familia, desde Colombia, para conocer el avance de las investigaciones.

La mamá de Lina vive en España y no ha podido viajar a Estados Unidos por la falta de la visa. La Cancillería ya está colaborándonos con ese proceso. Mi tío, vive en Cali y está devastado, precisamente hoy viaja en compañía de otro familiar para estar al tanto del caso”, comentó Ustman.

“Por el momento la única información que hemos recibido es a través de una persona muy cercana a Lina. Se podría decir que ha sido su madre adoptiva desde que llegó en 2001 a Estados Unidos. Ella y su esposo que es abogado han estado en contacto con las autoridades. Sin embargo, tampoco ha sido fácil para ellos ya que no existe ningún tipo de vínculo de consanguinidad que establezca el parentesco. Por eso esperamos que mi tío cuando esté allá, nos pueda suministrar información de primera mano”, puntualizó.

Andrea comentó que la última vez que habló con Lina fue el pasado miércoles. Recuerda que fue una conversación como de costumbre. No notó ningún tipo de sobresalto o angustia, por el contrario, estaba dichosa por su compromiso y los preparativos para su boda, entre los que estaba la remodelación de su apartamento.

“Por esos días ella me comentó que había decidido remodelar la terraza, así que había personal de obra en su casa (…) no puedo decir que entre ellos haya estado el señalado homicida, pero tampoco descarto alguna relación, ya que era el único personal extraño con ingreso a su apartamento”, ubicado en el piso 11 de un exclusivo condominio en Dorchester Ave.

La escena del crimen era aterradora. Según el reporte de la policía, los médicos fueron encontrados con las manos atadas y degollados. El presunto asesino cortó varias fotos de la pareja, dejándolas regadas por toda la propiedad y concluyó este “ritual” dejando “un mensaje de venganza” escrito con sangre en la pared. Las autoridades se abstuvieron de revelar más detalles, ya que podía poner en riesgo la investigación.

En la tarde del lunes, Teixeira, de origen africano y quien emigró a Estados Unidos hace diez años, fue procesado en su cama de hospital en el Tufts Medical Center en Boston, se declaró no culpable y el juez le impuso una orden de arresto sin derecho a fianza.

Lina, de nacionalidad colombiana, emigró a Estados Unidos para ejercer allí la medicina. Era anestesióloga pediátrica del Massachusetts Eye and Ear Hospital e instructora de la Escuela de Medicina de Harvard. Sus pacientes y colegas la recuerdan por su profesionalismo y entrega.

Por su parte, Richard, también anestesiólogo, era considerado un “guía” para sus colegas y un pionero en cuestiones de dolores. Sus familiares y allegados decían que eran la pareja perfecta, ya que compartían la misma pasión: ayudar a sus pacientes.

 

 

Fuente: El Espectador

Comentarios

comentarios