Hallados los restos humanos más antiguos de América

La cueva acuática de Chan Hol, ubicada en Quintana Roo (sur de México), sufrió en el 2012 un saqueo en el que desapareció un esqueleto prehistórico, pero no todas sus piezas; un 10 % de los fósiles quedaron allí y gracias a ellos se ha constatado que los primeros asentamientos humanos en América datan de hace 13.000 años.

Esta es la principal conclusión de un estudio que publica la revista “Plos One” y que pretende arrojar luz sobre el debate de cuándo los humanos se establecieron por primera vez en América.

Los investigadores, liderados por el especialista Wolfgang Stinnesbeck, de la Universidad de Heidelberg (Alemania), sostienen que los restos hallados en la cueva de Chan Hol tienen aproximadamente 13.000 años, lo que sugiere que fue habitada durante el Pleistoceno Superior.

Esto proporciona uno de los ejemplos más antiguos de la colonización humana en América, afirman los autores.

“Se conocen otros restos humanos que tienen una antigüedad de algo más de 11.000 años”, apuntó Alejandro Terrazas Mata, uno de los autores de este nuevo trabajo, quien recordó que “algunos fósiles de más de 13.000 años han presentado problemas que hacen difícil sostener su antigüedad”.

Por lo tanto, se trata del “resto humano más antiguo, con una gran certeza, del continente”, resumió Terrazas, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Para llegar a sus conclusiones, los científicos hicieron análisis de isótopos de carbono, uranio y oxígeno en los restos fósiles que sobrevivieron al saqueo, entre ellos varios dientes y una pelvis derecha que se mantuvo incrustada en una estalagmita.

La primera vez que los científicos oyeron a hablar de los restos del Chan Hol fue en febrero del 2012, a través de fotos publicadas en los medios.

Un mes más tarde se produjo el acto de vandalismo en esa cueva al sur de Tulum, en el estado de Quintana Roo; no obstante, en el sitio quedó alrededor del 10 % de los restos fósiles.

Pese al saqueo, “pudimos recuperar el coxal que había sido cubierto por una estalagmita cuando la cueva todavía estaba seca y, por suerte, rescatamos fragmentos y algunos dientes, que nos han dado importantes datos sobre la dieta y patrones de movilidad de las poblaciones prehistóricas de la Península de Yucatán”.

Este individuo tiene afinidades con otros esqueletos recuperados en cuevas cercanas, indicó Terrazas.

Por primera vez, “se demuestra que hace 13.000 años el continente americano ya se encontraba ampliamente poblado, con grupos diferenciados biológica y culturalmente”, agregó el científico.

“Nosotros creemos que diferentes grupos humanos llegaron a lo que hoy es el estrecho de Bering desde Siberia y el este de Asia, creando una población particular que permaneció aislada un tiempo y luego se extendió por tierra de regreso a Asia y con navegación y caminando por la costa de lo que hoy es Alaska y Canadá, hacia el sur de Norteamérica”.

Parte de estos grupos de cazadores-recolectores llegaron a Yucatán donde permanecieron aislados y se adaptaron al ambiente local.

En cuanto al sexo y edad del esqueleto, los científicos especulan e interpretan que perteneció a un adulto joven varón que murió en la cueva e, intencionadamente, no fue enterrado.

Fuente: EFE