Horrible panorama en Siria: Ataque Químico en Jan Chijún

854

La población siria volvió a sufrir ayer un ataque químico masivo, lo que desencadenó una condena mundial y llamados de todo el mundo a frenar la locura del “criminal de guerra” Bachar al Asad, al que señalan los dedos como el autor del ataque que dejó al menos 58 muertos, entre ellos once niños, que agonizaron durante minutos mientras convulsionaban y se asfixiaban, tras respirar un gas tóxico todavía no identificado. Una ONG médica francesa aumentó el número de fallecidos a un centenar.

El hecho de que el ataque aéreo ocurriese en zona rebelde —en la localidad de Jan Chijún, en la provincia de Idlib, fronteriza con Turquía—, de que no sea la primera vez que lanza un ataque químico contra la oposición —en 2013 mató a más de mil 300 civiles en Guta, bastión rebelde cerca de Damasco— y de que sólo el ejército sirio y sus aliados rusos sean los que disponen de fuerza aérea en la guerra siria, apunta a que la culpabilidad de este nuevo crimen contra la humanidad en suelo sirio recaiga en los hombros de Al Asad.

“Se lo han inventado”. Temeroso de (ahora sí) una dura reacción internacional, el gobierno sirio se apresuró a negar la autoría del crimen y aseguró que ya se deshizo de sus toneladas de armas químicas que almacenaba, cuando lanzó su ataque contra Guta. Entonces se libró de una entrada de Estados Unidos en la guerra gracias a que Barack Obama se dejó convencer por Rusia de que su aliado árabe iba a desmantelar su arsenal químico.

Una fuente de la cancillería siria declaró incluso que “los terroristas” (de la oposición) y sus patrocinadores (Turquía, Arabia Saudí y Estados Unidos) “se inventaron” los sucesos en Jan Shijún para acorralar al presidente sirio.

Comentarios

comentarios