Pastor Miguel Arrázola, denunciado por hostigamiento a comunidad LGBTI

La prédica que dio el pastor Miguel Arrázola en su inglesia Ríos de Vida, en Cartagena, el pasado 10 de marzo, le sigue pasando factura. Primero estuvo en el centro de la polémica por las supuestas amenazas de muerte que lanzó ese día contra un periodista. Ahora, el religioso tiene que atender una denuncia en la que lo acusan de haber hostigado y promovido la violencia contra las personas LGBTI por medio de su discurso.

Wilson Castañeda Castro, representante de Caribe Afirmativo, una organización dedicada a defender y promover los derechos de esa población, fue quien interpuso el recurso ante la Fiscalía. Específicamente, el denunciante resaltó los apartes de la prédica en los que Arrázola hizo referencias ofensivas a esa comunidad:

“Maricas, mariquitas empolvadas, eso es lo que son, unos maricas, el roscograma, roscón en cacacho es marica, también como sabes que no te puedo pegar, que bien te mereces un par de garnatadas míos y yo tengo uno manes tabluos aquí que yo te puedo hacer la vuelta”. Esas fueron algunas de las palabras del pastor, en una prédica en el que al parecer se dirigía al periodista Lucio Torres, quien había hecho publicaciones en las que aseveraba que el pastor y su familia se quedaban con millonarias sumas mensuales por cuenta del diezmo de sus fieles.

Tambien te puede interesar  Ampliación de aeropuerto de Buenaventura iniciará en 2018

“Miguel Arrázola, a través de su discurso, promueve actos de hostigamiento orientados a causarle daño físico o moral a un grupo de personas en razón de su orientación sexual”, se lee en la denuncia de Castañeda, en la que pidió que se investigue al pastor y se le impute por el delito de hostigamiento agravado por el hecho de que las declaraciones fueron pronunciadas en frente de una multitud.

En la denuncia, además, se argumenta que Arrázola es una figura pública, de autoridad e influencia frente a su comunidad, por lo cual, asegura Castañeda, esa prédica “es un mecanismo idóneo para promover e incentivar conductas discriminatorias, e incitar a la violencia verbal y física contra las personas LGBTI, en razón de su orientación sexual, por parte de los fieles”.

Así se suma un nuevo episodio al caso de Arrázola, derivado de sus palabras en la comunidad religiosa. La historia comenzó con las publicaciones del periodista Lucio Torres, quien desde el año pasado viene asegurando que el religioso y sus allegados reciben alrededor de 200 millones de pesos mensuales en diezmos de su iglesia Ríos de Vida, una de las más populares de la Costa.

Fuente: Semana.com