Presidente de la ANI es alcanzado por caso Odebrecht

El escándalo de Odebrecht le estalló al presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade, hasta el momento, el funcionario de más alto nivel del gobierno de Juan Manuel Santos, quien deberá responder por los sobornos de la firma brasileña en Colombia. 

La Fiscalía anunció que encontró suficiente evidencia para llamarlo a imputación de cargos por el delito de celebración indebida en la celebración de contratos, en el marco de las investigaciones que se adelantan por la construcción de la vía Ocaña – Gamarra.

La imagen de Andrade, considerado uno de los funcionarios “estrella” de este gobierno, comenzó a venirse a pique con el escándalo de corrupción. A pesar de gozar de una reputada imagen y formación académica, su cercanía con el senador Bernardo Miguel ‘Ñoño‘ Elías le pasó factura.

Por sus manos pasó la estructuración de la cuarta generación de concesiones viales, el proyecto de infraestructura más ambicioso del país, con inversiones superiores a 40 billones de pesos para la construcción de más de 30 vías que mejorarán la competitividad del país.

El presidente de la ANI habría quedado en la mitad de los planes de Otto Bula, principal testigo de Odebrecht, y el senador ‘Ñoño‘ Elías. Ante la Fiscalía, Bula dio detalles de cómo buscó acercamientos con Andrade para poder obtener beneficios para la firma brasileña. De hecho, sin que Bula y Andrade se conocieran, el celular incautado al exsenador revela detalles de las conversaciones que el alto funcionario sostenía con Bernardo Elías.

“Fue un error acercarme tanto al senador Elías, ahora que conozco las declaraciones que hizo Odebrecht de que habían contratado lobistas para presionar”, admitió Andrade, quien también confirma que se siguió reuniendo con el Ñoño Elías para que lo ayudara a defender el presupuesto de la ANI. 

En dos interrogatorios hechos a Luis Fernando Andrade explicó las reuniones, algunas sociales, que tuvo con el senador Bernardo Elías. En una de ellas se encontró con Elauberto Martorelli, expresidente de Odebrecht. “Le pedí a ñoño Elías que por favor le dijera que se retirara de la reunión y así fue”, dijo Andrade.

Esta versión es diferente a la que entregó Martorelli, cuando fue interrogado en Brasil. El ejecutivo de Odebrecht aseguró que dicho encuentro con Andrade fue una coincidencia y aprovechó la oportunidad para hablar sobre el tema de los plazos de la obra pero que Andrade salió con anterioridad del apartamento del senador Elías. ¿Quién se quedó o quién se fue?

Este y otros interrogantes serán aclarados en los estrados, a donde Andrade acaba de ser llamado. La Fiscalía lo cita para el 21 de septiembre a los juzgados de Paloquemao, en donde deberá responder por las irregularidades en la firma del otrosí para la construcción de la vía Ocaña-Gamarra. El contrato fue firmado entre la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y el concesionario Ruta del Sol 2, suscrito el 14 de marzo de 2014.

En el expediente también aparece una reunión el 22 de noviembre de 2015 en la casa del Ñoño Elías. Según Andrade, en esta oportunidad se trató de una reunión de carácter personal, en el que estuvieron sus esposas y el senador le pidió ayuda para conseguir un colegio para su hija. Luego de dicho encuentro, la esposa de Elías envió a la de Andrade una cartera como gesto de agradecimiento. “Nos sentimos muy incómodos, pero la alternativa era devolvérselo, lo cual podía generar incomodidad, por lo tanto, lo mantuvimos”, dijo Andrade. Añadió que se deshicieron después de la cartera.

Andrade es ingeniero industrial y de sistemas de la Universidad de La Florida, y un MBA de la Universidad de Pensilvania. La gran parte de su trayectoria profesional fue en la firma consultora McKinsey. Por eso el gobierno le confió sacar adelante este programa vial cuando lo nombró presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) en 2011.

 

Fuente: Semana.com