Salario minimo para 2018 se definirá por decreto

Desde las diez de la mañana de este jueves se reunieron por última vez, según lo determina la ley, los representantes de los empresarios; sindicatos; la ministra de Trabajo, Griselda Restrepo, y el viceministro técnico de Hacienda, Andrés Velasco, para intentar alcanzar un acuerdo sobre el incremento del salario mínimo para el próximo año. Sin embargo, luego de cuatro horas de concertación, la mesa se levantó sin alcanzar un acuerdo.

Al término de la reunión la ministra Restrepo aseguró que durante el día continuará realizando llamadas a los representates tanto de los sindicatos como de los empresarios para lograr un incremento del salario mínimo que sea concertado, algo que no sucede desde el 2013.

Por el contrario, algunos representantes de sindicatos y empresarios señalaron que es definitiva la decisión de levantar las negociaciones y aseguraron incluso que el Gobierno ya tiene listo el decreto que determinará el incremento del salario mínimo para el próximo año, calculado en alrededor del 5%.

A la mesa de negociación llegaron los empresarios con propuestas de incremento de entre 4,5% y 4,7%, que después unificaron e incrementaron hasta 5,1%, correspondiente a 1,1 puntos porcentuales por encima de la inflación causada de 2017 que se proyecta en 4% según el promedio de analistas.

 

Por su parte, los sindicatos se presentaron con peticiones de entre 9% y 12% que unificaron en 10%, lo que representaba una diferencia con los empresarios de 4,9 puntos porcentuales. Con el avance de las negociaciones, la Central General de Trabajadores (CGT) redujo su petición hasta 9% pero no le acompañaron los demás sindicatos en dicho movimiento.

De acuerdo con el Departamento Nacional de Planeación, la productividad del país en el 2017 tuvo un decrecimiento de 0,24%. Sin embargo, la CUT argumentó que a los colombianos se les dejaron de pagar varios puntos de productividad durante la última década y que los mismos deberían ser compensados en el 2018.

Además, todos los sindicatos coinciden en que la reforma tributaria del 2016 redujo la capacidad de adquisición de los colombianos, lo que debería compensarse con un punto porcentual adicional en el incremento del salario mínimo y que además se debe procurar que los hogares aumenten su capacidad de pago para dinamizar la economía.