Santos y Trump en la Casa Blanca: Paz, economía y Venezuela

Por más de media hora duró el diálogo político más importante para el Gobierno colombiano en los últimos tiempos. El presidente estadounidense, Donald Trump, recibió ayer en el Salón Oval de la Casa Blanca a su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, en el marco de una visita oficial clave para fortalecer las relaciones binacionales y, sobre todo, determinante para el respaldo político y financiero en el escenario del posconflicto que quiere transitar Colombia.

El diálogo giró alrededor de dos temas centrales: la preocupación por el aumento de cultivos de coca y la crisis de Venezuela. Y sobre el primer asunto la polémica fue puesta en el escenario por el mandatario estadounidense, quien sostuvo su tesis de que una de las medidas necesarias para poder acabar con las redes internacionales del narcotráfico es la construcción del muro en la frontera con México.

“La epidemia de las drogas está envenenando muchas vidas. Una de las maneras de frenar el ingreso de drogas es el muro. Mi recomendación evitará que las drogas y las bandas criminales se introduzcan en nuestro país”, advirtió Trump, quien también declaró su preocupación por la tendencia en el incremento de cultivos ilícitos en Colombia. “El año pasado en Colombia el cultivo de coca llegó a niveles récord. Esperemos que el presidente solucione esto de manera rápida. Estados Unidos está dispuesto a apoyar a Colombia en su estrategia para identificar y eliminar las redes de drogas y los cultivos”.

Sobre el tema del muro, el presidente Santos no quiso ahondar mucho, aun cuando fue preguntado por un periodista de la prensa extranjera, teniendo en cuenta que en anteriores pronunciamientos no se ha mostrado muy a favor de la medida.

Lo que sí dejó claro fue que la lucha contra las drogas solo puede ser exitosa si existe cooperación entre los países: “Creo que la mejor forma de abordar el tráfico de drogas es a través de la colaboración. Este no es un problema solo de Colombia o Estados Unidos, debemos trabajar juntos. Hace 40 años el mundo declaró la guerra contra las drogas y aún no ha sido ganada, debemos ser más eficaces y efectivos”. A lo que el mismo Trump añadió: “Esa fue una respuesta muy larga y diplomática. Yo voy a ser más breve: los muros funcionan, pregúntenle a Israel”.

Respecto al resultado del proceso de paz entre las Farc y el Gobierno, el presidente estadounidense resaltó el caso colombiano como un ejemplo para el mundo y destacó la labor del presidente Santos, pues “no hay nada más difícil que alcanzar la paz y queremos lograrla en el mundo”.

A las reflexiones sobre el tema colombiano le siguió el estudio de la situación que actualmente vive Venezuela. Para Trump, se trata de un problema serio con alcances violentos que no se habían visto en décadas. “Yo sabía que Venezuela era un país muy adinerado y tenía muchísimas fortalezas. Hoy en día es un país pobre, no tienen qué comer. Cuando consideramos las reservas de petróleo y la riqueza potencial que tiene Venezuela, uno se tiene que preguntar por qué ha pasado eso. Lo que está pasando en este momento es una desgracia para la humanidad”, resaltó el mandatario estadounidense.

La cita, en últimas, sirvió para poner sobre la mesa puntos de trabajo y establecer hojas de ruta en cuanto a los temas que son determinantes para ambas naciones pues como lo dijo el presidente Santos, hay detrás toda una historia de respaldo mutuo: “Colombia seguirá siendo –con todo orgullo– un amigo cercano y un aliado estratégico de los Estados Unidos”.

Un ambiente cordial que también se vivió en el encuentro que el mandatario colombiano sostuvo en el Capitolio de Washington –previo a la cita con Trump– con el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, quien aseguró que el encuentro sirvió para reafirmar el compromiso “con una sólida relación bilateral entre Estados Unidos y Colombia y nuestro apoyo a los esfuerzos antidrogas de sus gobiernos”. A la reunión con Ryan, que se llevó a cabo en la oficina del portavoz de la Cámara, asistieron además los congresistas Kevin McCarthy, líder de la mayoría republicana de la Cámara; Nancy Pelosi, líder demócrata en la Cámara, y Whip Steny Hoyer, también demócrata.

Para Santos, fue un diálogo muy positivo que sirvió para abordar temas neurálgicos como el del aumento de los cultivos de coca en Colombia y la estrategia del Gobierno para combatir el fenómeno. “Discutimos diferentes preocupaciones que tenían, como el aumento de los cultivos de coca en Colombia. Les expliqué qué había pasado y sobre todo la solución que tenemos, cómo vamos a corregir esos problemas. Tenemos un plan concreto, se los expliqué en detalle”, subrayó el jefe del Estado.

 

 

Fuente: El Espectador.

Comentarios

comentarios