Ambiente de bronca entre Uribe y Santos

Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe

 

 

Por primera vez, el ex presidente y el presidente Santos se enfrentan de manera pública.

El presidente Juan Manuel Santos y el ex presidente Álvaro Uribe dejaron ver este viernes de manera pública, y más directas, por primera vez, sus tensiones.

La jornada comenzó a agitarse, cuando Santos, durante un foro sobre la calidad de la educación en el Gimnasio Moderno, de Bogotá, uno de los establecimientos docentes de mayor tradición en el país, dijo que si hubiera perdido las elecciones presidenciales, frente a Antanas Mockus, en junio pasado, se habría dedicado a la cátedra.

Pero a renglón seguido pronunció la frase que desató la más grande tempestad política en lo que va de su gobierno: " Si hay una actividad donde uno se siente realmente realizado, es la de dictar clase. Posiblemente me verán después de esta responsablidad dictando clase como ex presidente, y no molestando a los presidentes de turno".

Aunque Santos no precisó el destinatario de su aseveración, es claro que se refería al ex presidente Álvaro Uribe, su antecesor, con quien, desde hace meses, venían insinuándose diferencias, pero que ambos trataban de minimizar.

La afirmación de Santos fue recogida de inmediato  por dirigentes políticos y medios de comunicación como una respuesta a las incesantes críticas de Uribe a diferentes asuntos de su gobierno.

No había comenzado el mandato de Santos y ya el uribismo mostraba el inconformismo con sus decisiones.

La primera reacción fuerte contra el mandatario electo, desde las filas uribistas, corrió por cuenta de su ex vicepresidente, Francisco Santos, el 28 de julio del año pasado.

Tambien te puede interesar  Mourinho: "España no conoce al verdadero Ibra, yo sí"

"Juan Manuel Santos cometería su primer gran error si llega a nombrar a Germán Vargas en el Ministerio de Defensa. Si el Presidente electo supiera lo que el posible ministro dijo de él en muchas ocasiones, yo creo que lo estaría pensando. Es como meter el ratón a cuidar el queso", dijo.

Unas semanas después de dejar el cargo, Uribe montó sobre su cuenta de Twitter la trinchera desde la cual no ha dejado de 'disparar' críticas frente a Santos.

Sus principales reparos se han dado sobre la Ley de Víctimas, la reanudación de las relaciones con el presidente Hugo Chávez, su estrecha relación con el Partido Liberal, algunas designaciones en el gabinete,  la eliminación de excensiones tributarias y lo que él considera ciertas debilidades de la seguridad democrática.

Uribe se enteró de la molestia expresada por Santos en el Gimnasio Moderno, a través de su BlackBerry, cuando descendió del avión que lo trasladó desde ciudad de México hasta Chicago (EE. UU), a eso de las dos de la tarde.

De inmediato, dijo una fuente cercana al ex mandatario, este reaccionó y respondió con un mensaje que dejó clara su molestia con Santos: "A muchos nos duele la violencia, otros la aprovechan para su ascenso político".

Dos horas después, en Ibagué, uno de sus hombres de mayor confianza, el ex consejero de Paz, Luis Carlos Restrepo, abrió 'fuego' contra el presidente Santos y su Gobierno.

Acusó directamente al jefe del Estado de haber "traicionado la confianza de los electores al no gobernar con las ideas triunfantes" y aseguró que si bien "el uribismo ganó las elecciones, perdió el Gobierno".

Tambien te puede interesar  Rendición de cuentas por parte de la Alcaldia Distrital de Buenaventura

Ante un auditorio en la capital del Tolima, Restrepo, quien se había retirado de las actividades públicas desde que salió del Gobierno, invitó "al uribismo a comenzar a definir desde ya mismo la sucesión de Santos en el 2014 y no permitir más engaño".

"Santos ofreció a los colombianos pasar de la seguridad democrática a la prosperidad democrática y nos quedamos sin la una y sin la otra", dijo empoderado.

Aseguró que "la seguridad democrática, que le devolvió la confianza al país durante los 8 años de Uribe", está amenazada y que "es hora de recuperar esas banderas".

En diálogo con ELTIEMPO.COM dijo que no va a aspirar a ninguna posición pública y que tampoco asistirá a los talleres democráticos que lidera el ex presidente Uribe, pero que sí va a recorrer el país agitando este discurso.

"Los políticos siempre mienten, pero una mentira que los colombianos no podemos creer es que ya no hay guerrilla apostada al otro lado de la frontera con Venezuela", dijo.

También criticó al ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas, a quien acusó de estar "tratando de arrasar cualquier cosa que signifique cercanía con el anterior gobierno".

Y se quejó de que "desde el Gobierno hay verdugos interesados en acabar con el uribismo".

Polémica entre escuderos
Varios de los más fervientes escuderos del presidente Uribe salieron ayer en su defensa.

Tambien te puede interesar  Impresionante video de joven de 18 años atacada por un Tiburon en Brasil

El ex alto consejero de Uribe, José Obdulio Gavira, calificó como un "mensaje desafortunado" lo dicho por Santos y defendió la gestión de su ex jefe.

"Uribe ha construido una doctrina, seguridad democrática y confianza inversionista. Al frente, Chávez ha construido apoyo al terrorismo, expropiación por televisión y predica de la lucha de clases", dijo Gaviria.

Y agregó: "Cualquier presidente elegido como sucesor para comandar la acción a través de esa prédica, deberá sentirse halagado oyendo al ideólogo y constructor de esa teoría".

El senador Roy Barreras ('la U'), otro de los más cercanos al ex mandatario, le pidió al presidente Santos no "avivar la candela", para evitar que se "prenda un incendio".

"Estoy seguro de que dentro de ocho años, cuando el doctor Santos sea ex presidente no vamos a dejar que se desperdicie su experiencia encerrándose en una jaula.  Yo mismo le voy a pedir que opine para orientar", dijo el congresista.

Por su parte, el senador liberal Juan Manuel Galán salió en defensa de Santos, y calificó su declaración como un "grito de independencia" que es "necesario".

"Es otro grito de independencia del presidente Santos, frente a Uribe, lo cual como liberal celebro, ante todo porque es sano para la propia gestión de Santos y para las instituciones democráticas", indicó.

Telésforo Pedraza, vocero del conservatismo en la Cámara, repuso: "La verdadera contribución que puede hacer un ex presidente a su sucesor, es no  vivir poniendo palos en rueda, ni creer que él tiene la verdad absoluta, la verdad revelada tampoco".