Ataque de las Farc dejó dos muertos

A un ataque terrorista de las Farc, atribuyeron las autoridades la muerte de dos mujeres -madre e hija- ocurrida el lunes pasado a las 11:45 p.m., en medio de la celebración de la noche de las velitas y el inicio de las fiestas patronales de María Inmaculada en el puerto de Guapi, Cauca.

El hecho, en el que también resultaron heridas otras ocho personas entre ellas un policía, se registró cuando una granada de fragmentación explotó en medio de una multitud, luego de que fuera lanzada por varios hombres que iban en bicicletas.

Las dos víctimas fueron identificadas como Nelsy Alegría Saad de 20 años y su hija Nazly Tatiana Alegría Saad, de 3 años.

Los heridos, varios de ellos con esquirlas en sus cuerpos, fueron llevados al Hospital Universitario del Valle y Clínica Valle del Lili, en Cali y en el Hospital Universitario San José de Popayán.

La onda explosiva causó daños en techos, ventanas y puertas de por lo menos treinta viviendas.
El coronel Carlos Ernesto Rodríguez Cortés, comandante de la Policía del Cauca, reportó que el hecho criminal fue cometido supuestamente por milicianos del Frente 29 de las Farc, en retaliación por las operaciones de la Policía, el Ejército, la Fiscalía y la Armada Nacional, que le han cerrado todos los corredores urbanos y rurales para el transporte de cocaína.

Por su parte, el gobernador del Cauca, Guillermo Alberto González Mosquera, responsabilizó al “narcotráfico personificado en las Farc”, como el responsable del atentado al que calificó como una violación a los derechos humanos.

Al terminar un Consejo de Seguridad en Guapi, las autoridades ofrecieron una recompensa de $20 millones a quienes ayuden con la captura de los autores materiales de este atentado. También se dispuso el envío desde la Base Naval de Málaga de unidades especializadas contra terrorismo para reforzar la vigilancia.