Costumbres navideñas

Haga de la cena una experiencia familiar

La cena de navidad es la reunión familiar más significativa del año. La mesa es un escenario ideal para que la familia fortalezca sus lazos y enriquece la convivencia y las memorias que forman parte de la historia familiar.

Ese día los alimentos adquieren formas divertidas, colores extraños y sabores deliciosos. Si este año desea que los niños participen su elaboración, comiéncelos a motivar desde ya e involúcrelos en la planeación. Algunos acompañamientos y postres pueden ser hechos con anterioridad y esta es una buena manera de reemplazar el televisor por una actividad lúdica como es la cocina.

Así que tenga en cuenta las siguientes ideas para mantener el interés de los chicos en la cena navideña:

* Déle a cada niño una responsabilidad.
* Vaya al mercado con ellos para que todo el proceso sea una experiencia de grupo. Desde las compras, hasta la preparación.
* Comience con los platos que usted sabe que les encanta. ¿Les apasiona la mermelada de mora o las galletas de mantequilla? Pues que sea esta la primera receta en prepararse.
* Ponga toda la ceremonia y el ritual que necesita la cena y hágalos sentir importantes por toda su ayuda.
* No los critique si el plato no sale perfecto. Al contrario, motívelos.

En el arreglo de la mesa de la cena navideña también debe ponerse todo el empeño y los chicos pueden ayudar no solo recolectando materiales naturales para su ensamble (ramas de pino o las típicas piñas del pino) sino armándolos y colocándolos en la mesa. Una linda idea es elaborar un pequeño arreglo en el puesto de cada comensal.