El calor no dará tregua en febrero

El Ideam reiteró su llamado a los caleños para que continúen con el ahorro y uso eficiente del agua teniendo en cuenta que en febrero y marzo el calor será más intenso, con un 50% menos de lluvias y temperaturas altas. Así lo indicó el gerente del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ricardo José Lozano.

“Generalmente, en estos meses hay una pérdida de humedad y los ríos llegan a niveles mínimos. En el Valle, específicamente Cali, estos son meses de alto impacto del Fenómeno de El Niño. Por eso es importante no bajar la guardia, ya que continuará la reducción de precipitaciones y podemos tener incendios forestales”, expresó Lozano.

Cali soporta ahora temperaturas de hasta 36 grados centígrados y es entre las 12:30 del mediodía y las 3:30 p.m. cuando más se siente el verano por el impacto de los rayos del sol, explicó Harold González, coordinador del grupo de Hidroclimatología de la CVC.

Sin embargo, fue en 1997 cuando la capital del Valle alcanzó su máxima temperatura en la zona sur: 36.6 grados centígrados bajo sombra.

Para Jorge Enrique Ángel, gerente de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, Cali ha sido fuertemente impactada por el Fenómeno de El Niño, pues los caudales de los ríos se han visto afectados por la sequía.

Tambien te puede interesar  El Té verde y la enfermedad de parkinson

El río Meléndez está registrando un caudal límite de 400 litros por segundo, disponibles para abastecer a la planta de La Reforma en la red alta que consume en promedio 420 litros por segundo, necesarios para surtir de agua a las comunas 18 y 20, en la ladera suroccidental de Cali.

“La situación es complicada pero está controlada. Para ayudar a La Reforma estamos tomando 120 litros por segundo del Río Cauca, que cubre la red baja, y 300 litros por segundo del río Meléndez. Es decir que del Meléndez aún queda de reserva unos 100 litros más”, dijo Ángel.

El río Cali, que también cubre otras zonas de ladera de la ciudad como Terrón Colorado, Bellavista y Santa Teresita, también está en alerta. Su caudal arroja 1.280 litros por segundo cuando ese sector requiere 1.100 litros por segundo. Es decir, que la reserva es limitada.

“Tenemos, sin embargo, una ventaja y es que nuestro sistema es flexible. Cuando los ríos entren en una situación crítica podemos bombear de la red baja a la red alta a través de los tanques de almacenamiento de la ciudad”, precisó.

En ese sentido, Ángel destacó que el embalse de la Salvajina está regulando el caudal del río Cauca sin inconveniente, pues está al 69% de su capacidad. Del río Cauca, tenemos registros de 120.000 litros por segundo, suficiente para abastecer las bocatomas.

Tambien te puede interesar  Accidente en Gran Muelle, Taxista se da a la Fuga

El funcionario indicó que es necesario poner en marcha cuanto antes la construcción de un embalse entre la cuenca media de los corregimientos de Felidia y Pichindé, para que Cali no sufra las consecuencias de un verano tan intenso como el de ahora y tenga reserva de agua suficiente. El proyecto, afirmó el Gerente de Acueducto y Alcantarillado de Emcali, podría costar 80 millones de dólares y tardaría cinco años en estar listo.

Asimismo, y como una solución más inmediata, se están habilitando cuatro pozos en Aguablanca, al oriente de la ciudad, “que ofrecerían 600 litros por segundo de agua adicionales y los cuales estarían operando a finales de marzo”, precisó.

El secretario de Agricultura del Valle, José Vicente Irurita, también se mostró preocupado por los efectos que pueda tener la sequía a largo plazo en el departamento. “El campo ya se ha afectado bastante. Definitivamente si continúa esta época seca y se cumplen los pronósticos de periodos de lluvia más cortos esperamos efectos negativos en los cultivos”, indicó.

Asimismo, agregó, “al reducirse la oferta de alimentos, los precios de los mismos van a subir y se van a ver perjudicados los consumidores”.

Aunque en el Valle aún no hay reporte de pérdidas reales por la sequía, los agricultores temen que la producción de caña de azúcar disminuya en un 10 o 20 por ciento este año.

Tambien te puede interesar  EEUU suspendió por tiempo indefinido el diálogo bilateral con Ecuador

Por su parte, Nariño, Boyacá y Cundinamarca, ya reportaron un menor volumen en la producción de papa y hortalizas.

Irurita recomendó a los agricultores del departamento medir la disponibilidad de agua que tienen para las áreas que van a sembrar, “porque si ésta es muy escasa es mejor no hacerlo”, concluyó.