Impactante imagen del asesino tras suicidarse [No apto para menores]

 

 

Wellington Menezes de Oliveira vestía una campera azul y un cinturón para portar armas y municiones. Se disparó luego de que un policía lo hiriera en una pierna.LA FOTO PUEDE HERIR SU SENSIBILIDAD

 

Wellington Menezes de Oliveira, de 23 años, era un ex alumno del colegio Tasso da Silveira, en Realengo, estado de Río de Janeiro. Había visitado la institución el año pasado. Antes de realizar la cruel matanza, dejó una carta de tono religioso.

 

Allí afirmaba ser portador del virus del sida, según comunicó el Subprefecto de la Zona Oeste de la ciudad, Edmar Peixoto. La misiva fue entregada a la delegación de homicidios de la policía local.

 

Wellington era hijo adoptivo de una familia de cinco hermanos. Hasta hace poco más de un año vivía en la calle Jetiquinhonha, en Realengo, aproximadamente a un kilómetro de distancia del colegio. Después se mudó al barrio de Sepetiba.

 

Los vecinos que conocen a la familia expresaron que era de carácter retraído y acostumbraba a estar solo. Se había deprimido mucho cuando su madre sustituta murió de un infarto.

 

"Siempre tuvimos una relación excelente con su familia", señaló Elda Lira, en declaraciones a O Globo, una vendedora de 55 años, "pero él era muy solitario".

 

Tambien te puede interesar  Relampagos RC, Campeones en torneo Alex Bjoroy

 

La periodista Karen Mendes, de 31 años, conocía a Menezes desde la infancia. Según su testimonio, tenía dificultades para comprender algunas situaciones, pero nunca pensó que eso podría llevarlo a cometer una masacre.

 

Para la secretaria de Educación del municipio, Claudia Costin, el crimen fue premeditado. Según oficiales, el asesino solía navegar por sitios de ideología fundamentalista. Llevaba dos armas y un cargador de municiones con capacidad para introducir seis balas.

 

Una de sus hermanas de crianza, Roselaine, de 49 años, contó que vivía solo en Sepetiba. Afirma que no lo había visto en los últimos siete meses. "Vino en la época de las elecciones. Nos pareció raro que usara tanta barba. Lo invité a almorzar, pero él no quiso. Decía muchas tonterías. Solamente estaba en Internet, no tenía amigos, era muy extraño y reservado".