Juez deja en libertad a 26 de los 44 capturados por tráfico de armas para las Farc

En una operación del CTI y el Ejército fueron detenidas 44 personas. Entre los capturados figuran siete suboficiales del Ejército y la Policía activos y 12 militares retirados.

En el atentado que dejó 8 policías muertos hace dos semanas, en Putumayo, el frente 48 de las Farc habría usado explosivos que le vendió una red de la que formaban parte siete suboficiales del Ejército y la Policía activos y 12 militares retirados, entre los que está un coronel.

La directora del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía, Marilú Méndez, calificó la operación como un “duro golpe contra las Farc”, e informó sobre un curioso detalle. La red consultaba a brujas “cuando iban a hacer un transporte o una venta”, dijo Méndez a través de Caracol Radio.

Méndez informó además sobre la captura de la bruja, quien fue vinculada al proceso al considerar que tenía pleno conocimiento de las prácticas delictivas de la red.

“Se logró acabar con la organización y todos están siendo investigados por porte y tráfico de armas y concierto para delinquir. Llevaban dos años haciendo negocios con morteros y aparatos de munición que sacaban del Ejército”, explicó.

Según la directora del CTI, la red lograba ventas de por lo menos $100 millones al mes.

El operativo, en 11 ciudades del país, y que dejó también la incautación de 11 cajas de granadas de mortero, sistemas de visión nocturna, un detector de minas de última generación, accesorios para armamento pesado y 250.000 dólares falsos.

Todo el material de guerra había sido sacado de unidades militares del Valle, Vichada y Antioquia. La directora del CTI, Marilú Méndez, le dijo a EL TIEMPO que en la investigación, que tiene más de dos años, hay pruebas concretas de los negocios entre los militares y el frente 48, bombardeado el domingo.

Incluso, el material robado en muchos casos fue transportado en camiones del Ejército. Los uniformados detenidos eran armerillos de distintas unidades, por lo que aprovecharon el acceso al armamento para sacarlo de los batallones y entregarlo a los bloques oriental y occidental de las Farc.

Las autoridades intentan confirmar si el sistema de temporizador de las nuevas minas antipersona utilizadas por las Farc, que dejan 44 soldados heridos en el último año, habría sido entregado por esa red.

El general Javier Rey, comandante de la Aviación del Ejército, dijo que la banda había iniciado contactos con traficantes de armas internacionales e intentaban conseguir elementos de guerra para ingresarlos al país por Perú o Ecuador. La operación se inició por un faltante de munición en un batallón de Palmira (Valle).

Al cierre de esta se supo que un juez de control de garantías tomó la decisión tras considerar que los allanamientos se realizaron antes de las 6 de la mañana, lo cual está prohibido por la ley.