Khadafi propone elecciones ‘libres’ en 6 meses

 

 

A cambio exige el fin de los bombardeos de la OTAN. Italia, Francia y Reino Unidoanuncian el envío de asesores

militares a los rebeldes. La ONU pide el cese al fuego en Misrata, donde al menos han muerto 20 niños

 

Abdelati Obeidi, nuevo canciller del Gobierno de Khadafi, indicó en una entrevista al diario británico The Guardian que van a determinar si el mandatario podría formar parte de un Gobierno interino o si en cambio es mejor excluirlo de cualquier cargo.

 

Además, aseguró que el régimen libio está listo para organizar las elecciones. "No se trata de que la cosa se resuelva a nuestro favor o al suyo; el objetivo es sentarnos con nuestros hermanos y llegar a un acuerdo", aseguró.

 

Sin embargo, Obeidi insiste en que la comunidad internacional debe retirarse, dado que es la única manera de que Libia comience a hacerse cargo de su futuro.

 

"Los Estados Unidos, el Reino Unido, Francia… Estos países se contradicen. Hablan de democracia en Libia, a la vez que exigen que se retire Khadafi. Este asunto tiene que ser decidido por los libios. Esto no puede ser impuesto por un Estado extranjero. Va en contra del mismo principio de la democracia", indicó.

 

La oposición, que exige la dimisión de Khadafi, asegura que su salida es condición necesaria para negociar.

 

En cualquier caso, la OTAN continuó el martes sus bombardeos en territorio libio, mientras que la Unión Europea prepara el envio de tropas para, supuestamente, asistir a convoyes humanitarios.

 

El ministro italiano de Defensa, Ignazio La Russa, anunció que su país enviará diez instructores militares que estarán a disposición del Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano representante de la oposición libia.

 

El Gobierno británico también mandará un equipo de instructores militares a Bengasi, bastión de los rebeldes, para ayudarlos a «mejorar sus estructuras militares, comunicaciones y logística».

 

Lo mismo hará el Gobierno francés. "Habrá un pequeño número de oficiales de enlace ante el Consejo Nacional de Transición para organizar la protección de la población civil", ha señalado el vocero del Gobierno galo, Francois Baroin.