La belleza y la luz en el rostro: las bases

La primera parte esencial del maquillaje es aplicarlo a la tez pues ésta ilumina el rostro y realza los colores del maquillaje. Existen texturas de bases ligeras o más cubrientes. Nunca ahorre dinero para obtener una base que no le reseque la piel ni muy grasosa. Por lo general los almacenes de maquillaje tienen consejeras que le ayudarán a escoger el producto adecuado de acuerdo a su piel.

Color adecuado: Elija una tonalidad en armonía con su tez. Pruebe el color en el canto de la mano, justo antes del pulgar. Esto le permite ver si es la tonalidad que corresponde a su piel. Elija siempre un color ligeramente más claro que el de su piel para no acentuar las facciones.

¿Cómo aplicar la base? Aplíquela por todo el rostro, incluyendo los labios y el contorno de los ojos. Recuerde extenderla hasta el cuello. Asegúrese de que no le queden pedazos más intensos que otros. Una base bien aplicada no debe notarse, pues sólo debe iluminar el rostro.

a. Acabado transparente

Con este acabado puede estar maquillada sin parecerlo pues ofrece una textura muy ligera y un acabado transparente. Estas bases contienen pigmentos que permiten conservar la misma tonalidad de la tez bajo cualquier tipo de luz, a pesar de los cambios de la piel ocasionados por el calor o la humedad.

Tambien te puede interesar  Los deberes de los hijos en el hogar

b. Acabado mate y luminoso

Estas bases de maquillaje son ideales para los climas cálidos y húmedos, así como para las pieles mixtas o grasas. Dan un acabado mate y una estabilidad del color, bajo cualquier tipo de luz. Para aplicarla, caliente una pequeña cantidad de la base en la yema de los dedos y aplíquelo suavemente desde el centro del rostro hacia los lados, empezando por la frente y siguiendo por la barbilla y el cuello. También se puede aplicar con una esponja especial para aplicar bases.

c. Acabado satinado

Esta base es ideal para pieles secas. Pues deja la piel aterciopelada, la unifica y la satina. Para aplicarla, ponga un poco de base en la mano y mézclela delicadamente con los dedos para repartir el producto. Aplíquelo con suavidad desde el centro del rostro hacia los lados.