Las FARC planeaban infiltrarse en el Ejército de Colombia

 

 

 

En las computadoras decomisadas en el campamento del "Mono Jojoy" descubrieron que pretendían intervenir  la base colombiana en la que se gestaron los más grandes golpes a la guerrilla
 
La unidad de investigación de El Tiempo reveló que las FARC organizaban su desembarco en base de Apiay, ubicada cerca del departamento de Villavicencio y donde funciona el Comando Aéreo de Combate No. 2 (CACOM 2) a cargo de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC). Esta unidad es la más operativa y sensible del país. Por su ubicación y tecnología, fue una de las bases que los Estados Unidos solicitaron en el frustrado acuerdo de cooperación militar.
 
La información salió de uno de las computadoras incautados a Víctor Suárez, más conocido como "Mono Jojoy", el  jefe militar de la organización terrorista y el segundo, en orden jerárquico abatido en septiembre pasado en un bombardeo a su campamento en La Macarena (Meta).
 
"En uno de los archivos, se describe cómo se había logrado contactar a alguien dentro de Apiay para que se robara los currículum de los pilotos de guerra apostados en la base con el propósito de ubicarlos y asesinarlos. El plan también contempla la identificación de militares y contratistas estadounidenses que operan en la base y el sabotaje de aviones y helicópteros de combate que permanecen allí: entre 20 y 100 cuando hay operaciones especiales", detalló el medio. Según los datos de la computadora, las FARC habrían pagado 10 millones de pesos (5 mil dólares) para reclutar al infiltrado.
 
La sorpresa -reseña El Tiempo- es que sí se conoce el nombre del supuesto infiltrado: Ferney Ortiz Beltrán, técnico en aeronaves vinculado hace 18 años a la Fuerza Aérea y un experto en el mantenimiento de aviones de alta tecnología en Apiay.
 
Lo que las autoridades desconocen es hasta dónde llegó el plan guerrillero por lo que ya se reforzaron los protocolos de seguridad. Fuentes de inteligencia de la Fuerza Aérea Colombiana aseguraron que tienen dispuestos complejos dispositivos de para sus pilotos y bases en todo el país que son revisados a diario por expertos: "Hay protocolos estrictos y secretos que garantizan el blindaje de las bases y la protección de las identidades de los pilotos".
 
El diario colombiano también informó sobre una nueva práctica terrorista de la guerrilla: las computadoras bomba. "Un informante advirtió que las FARC ordenaron tener en campamentos computadores señuelo con explosivos. Hasta se les ordenó introducirles un mecanismo de activación de altura con el propósito de que exploten cuando sean sacados en aeronaves del Ejército".
Tambien te puede interesar  Arranca la temporada de Ballenas