Más de 50 muertos en Yemen tras fin de tregua

Noticias de Actualidad, Internacional | Buenaventura en línea

 

 

 

 

 

 

Combates callejeros estallaron este martes en la capital del país, al borde de la guerra civil.

Las potencias han estado presionando al presidente Ali Abdullah Saleh para que firme un acuerdo mediado por países del golfo pérsico para entregar el poder tras 33 años y frenar el caos en Yemen, refugio de militantes de Al Qaeda y vecino de la mayor exportadora de petróleo del mundo, Arabia Saudí.

La violencia en el empobrecido país árabe presionó al alza los precios del petróleo.

"El acuerdo de cese el fuego ha terminado", dijo un funcionario, agregando que grupos tribales habían tomado el control de un edificio del gobierno.

La jefa de derechos humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, dijo que su oficina había recibido informes sobre 50 muertos a manos de las fuerzas de seguridad desde el domingo.

Este martes, había tres focos de conflicto en el país: combates callejeros en la capital, tropas del Gobierno disparaban contra manifestantes en Taiz y una batalla contra integristas islámicos y de Al Qaeda en la ciudad costera de Zinjibar.

Fuertes explosiones sacudieron más tarde un distrito al norte de Sana'a donde se encuentra el cuartel de una división liderada por Ali Mohsen, un influyente general que se ha unido a la oposición, dijeron residentes.

"Creo que es la primera vez que están siendo usados misiles en los combates callejeros", dijo un residente al referirse a las fuertes explosiones. Un portavoz del Gobierno había informado que las unidades militares desertoras habían atacado la sede del partido gobernante en Sana'a.

"Lo nuevo de los enfrentamientos de ayer fue el empleo de vehículos blindados", dijo a Reuters el viceministro de Información, Abdu al-Janadi.

Los combates esporádicos con grupos tribales continuaban en el cercano distrito de Hasaba, donde los habitantes se refugiaron en los sótanos de sus casas y edificios.

Las batallas durante la noche en la capital terminaron con la tregua alcanzada el fin de semana.

Más de 115 personas murieron la semana pasada en batallas urbanas con ametralladoras, morteros y granadas propulsadas por cohetes en los combates más sangrientos desde que comenzaron las protestas.

Saleh ha desafiado el llamado de líderes mundiales, parte de su propio Ejército y decenas de miles de manifestantes para terminar con su régimen de 33 años, que ponen a Yemen al borde del colapso financiero. También ha exasperado a sus ricos vecinos del golfo al acceder en tres ocasiones a dimitir, para después negarse a firmar los acuerdos en el último minuto.

(Reuters)