México: narcos masacran a 13 jóvenes en un centro para adictos

A SALVO. FAMILIARES RETIRAN DEL CENTRO A UNA HERIDA EN EL ATAQUE.Los que saben bien cómo funcionan la cosas en el norte de México, sólo esperaban el momento en que llegaría la venganza. Pues bien, cuatro día después de la incautación, exhibición y quema del mayor alijo de marihuana interceptado por la policía (135 toneladas), llegó la temida matanza y trece personas fueron asesinadas a tiros la noche del domingo en un centro de rehabilitación de toxicómanos cercano a la ciudad de Tijuana, en el Estado de Baja California.

La ejecución tuvo lugar en el centro de desintoxicación “El Camino”, en la frontera con Estados Unidos, cuando un comando fuertemente armado accedió al edificio. Tras alinear a las víctimas, los sicarios “les pidieron que se arrodillaran y ahí les descargaron bala”, contó un testigo, para explicar que cientos de casquillos quedaron regados por el lugar.

Según la policía de Tijuana, tras las ejecuciones, el grupo de sicarios advirtió a través de la radiofrecuencia que no pararían hasta llegar a los 135 asesinatos , el mismo número de toneladas de droga incautada. Hicieron la advertencia y empezaron a sonar “narcocorridos”, dijeron las autoridades, las canciones que hablan de las “proezas” de los capos narcotraficantes.

Ciertas o no las amenazas, el procurador del Estado de Baja California, Rommel Moreno, explicó que “la hipótesis más sólida es una venganza por la pugna entre bandas criminales”.

Tambien te puede interesar  Al menos seis muertos y más de 40 heridos por carrobomba en Buenaventura

El fiscal Moreno también incluyó la posibilidad de que grupos de narcotraficantes hayan atacado el lugar por sospechar que ahí se escondían miembros de bandas rivales. Es la misma explicación esgrimida hace un año, cuando murieron 18 enfermos en una matanza similar en Ciudad Juárez. O la utilizada hace cuatro meses cuando treinta pistoleros asesinaron a 19 personas en otro centro de atención de adicciones en la ciudad de Chihuahua, todas en el norte del país.

Así que de cara a la opinión pública, este tipo de centros ya no sólo se han convertido en objetivo “militar” del “narco”, si no que además extienden sobre ellos un manto de sospecha sobre sus actividades. Centros que, en muchos de los casos, se sostienen gracias a las donaciones familiares y que operan sin apoyo (ni control) oficial, ahora que México se ha convertido también en un país de consumidores y no sólo de tránsito para la droga.

El gobierno mexicano ha dicho varias veces que la marihuana continúa siendo la principal fuente de ingresos del narcotráfico mexicano, si bien el país es el principal distribuidor de cocaína colombiana y el mayor fabricante de metanfetaminas para el mercado estadounidense.

La matanza de Tijuana llegaba horas después de la ejecución de 14 jóvenes que celebraban una fiesta en un domicilio de Ciudad Juárez. Pero al sangriento recuento del pasado fin de semana hay que sumar los heridos, no por las balas si no por el terror, de Apatzingan (Michoacán), y que sirven para ilustrar el pánico en el que vive el país ante la ola de terror que ha dejado más de 28.000 muertos en los últimos cuatro años . Decenas de personas quedaron heridas el domingo cuando la policía y el ejército irrumpieron en la sala de fiestas en la que iba a comenzar el concierto de la popular cantante grupera Jenni Rivera. En una de las zonas más violentas del país, la tensión acumulada ocasionó una estampida que dejó varios heridos leves

Tambien te puede interesar  Galería: Misa Inculturada en Buenaventura con la participación del obispo de pereira