Por Chávez, la clase media y profesionales se van de Venezuela

 

 

 

Lo dijo por Radio 10 la escritora chilena Isabel Allende, quien aseguró que todos los amigos que tiene en ese país, "de ultra izquierda en los ’70 son anti chavistas". Pidió "darle una oportunidad" a Piñera en Chile
 
Desde los EEUU, donde vive actualmente, la escritora chilena Isabel Allende opinó que Venezuela "se ve pésimo" y contó que ella se fue de Chile y vivió 13 años en Venezuela.
 
"Tenía amigos que en la época de (su tío segundo, Salvador) Allende se fueron a vivir la experiencia socialista a mi país. Vivieron tres años, hasta que vino el golpe militar y a dos los llevaron presos porque los confundieron con cubanos", relató la sobrina segunda del ex presidente chileno a Radio 10, quien destacó que "no los mataron porque la embajada intervino y los sacó".
 
La autora de best sellers como La casa de los espíritus destacó que de todos esos amigos "ni uno es chavista; todos son anti chavistas".
 
Si bien admitió que en Venezuela el gobierno "tiene apoyo entre la gente pobre", aseguró que "la clase media profesional se está yendo y el país se está llenando de inmigrantes que van a hacer los trabajos más pobres y la gente vive de la caridad del Estado". 
 
Cómo ve a su Chile natal
Consultada acerca de su parecer sobre el primer gobierno de derecha electo en décadas, Allende consideró que tras 20 años de gobiernos de la Concertación de centro izquierda que lograron sacar al país de la dictadura e imponer la democracia en Chile y dejar al país económicamente muy bien, "saber por qué la gente votó a la derecha es una gran pregunta". 
 
"Michelle Bachellet dejó el gobierno con una aprobación del 85%, pero así y todo no podemos juzgar el gobierno de Sebastián Piñera aún", dijo, al tiempo que consideró que "le tocó asumir cuando vino el terremoto, que no se sabe bien el daño que hizo y cientas de miles de personas están sin casa todavía".
 
"Después vino un invierno durísimo, que pegó más duro a esas personas que están en la calle y es como que el episodio de los mineros, en el fondo, le sirvió al gobierno", analizó, tras considerar que "la tragedia unió al país y Piñera lo aprovechó muy bien, sacaron a todos vivos, costó una fortuna, pero salió bien".
 
Pese a que en Chile –según ella misma- tienden a ser muy partidistas y sus amigos de izquierda "estaban furiosos antes de que asumiera", ella optó por "no prejuzgar".