Preocupación por nuevos asesinatos en Zaragoza

Una semana después de que Rosa Elena Plazas fuera asesinada en las minas de Zaragoza, dos personas más han caído bajo las balas por la fiebre del oro en ese corregimiento de Buenaventura.

Las autoridades reportaron el homicidio de un hombre en la noche del pasado jueves, mientras que ayer, a las 10:00 a.m., en un hecho aislado fuera de la zona minera, murió violentamente otro hombre, quien se dedicaba a la extracción de oro en la zona.

Una de las víctimas fue identificada como José Jader Obando Estupiñan, de 20 años, quien hacía ocho meses estaba buscando oro en estas minas a orillas del río Dagua.

Según fuentes policiales, Obando fue abordado por dos personas, quienes le dieron muerte a bala por robarle unos gramos de oro que había recogido en días anteriores.

La víctima era natural de Tumaco, pero residía en Cali, de donde venía a Zaragoza los fines de semana en busca de las pepitas doradas.

Además del oro, los sicarios se le llevaron la cartera con todos sus documentos.

El segundo homicidio reportado fue el de Oliver Hernández Sánchez. La víctima se desplazaba cerca a un almacén de esa ciudad, cuando fue interceptado por los homicidas. El hombre muerto se dedicaba a revender mercados en la mina.

Ante estos hechos, varios líderes comunitarios de Zaragoza mostraron su preocupación ya que dos de las 20 víctimas que deja hasta hora la guerra por el oro son nativos de ese sector.

Alrededor de las minas el Ejército y la Policía han desplegado unidades.