Algunas partes de nuestro cuerpo suelen ser menos lisas que otras, esto por diversas razones: por el hecho de estar expuesto a frecuentes roces o también por ser un punto de apoyo de nuestro cuerpo; para citar un ejemplo tenemos a la piel de codo. Esta zona tiene muchos pliegues y es por eso que requiere de un constante tratamiento para que no se reseque y se vuelva áspero. Una buena alternativa para este tipo de casos (para suavizar los codos) es meter los codos en un recipiente con agua caliente y contenida en ella unas cuantas gotitas de algunos de estos aceites: rosa mosqueta, almendras, oliva, jojoba o germen de trigo; cualquiera te resultará efectivo, porque todos ellos tienen la propiedad de hidratar y regenerar la piel. No olvides también pasar la piedra pómez por el codo una vez terminado el tratamiento casero.

Deje su comentario

Deje su Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here