Trabajar demasiado es malo para el corazón, revela estudio

El informe se realizó durante 11 años entre 6.000 funcionarios públicos británicos. En total, hubo 369 casos de muerte por enfermedad cardiovascular.

Las personas que trabajan de 10 a 11 horas por día son más propensas a sufrir problemas cardíacos graves, incluyendo ataques al corazón, que aquellas que cumplen con siete horas de trabajo, según un estudio publicado el martes en el European Heart Journal.

Un total de 6.014 funcionarios londinenses de entre 39 y 61 años (4.262 hombres y 1.752 mujeres) sin patología cardiaca fueron seguidos durante 11 años de media, hasta 2002-2004 como parte de un amplio estudio bautizado Whitehall II.

Durante los años de seguimiento, 369 de entre ellos han muerto de una enfermedad del corazón o han tenido un accidente cardíaco no mortal o una angina de pecho.

“Las relaciones entre las largas horas de trabajo y las enfermedades cardio-vasculares es independiente de un conjunto de factores de riesgo medidos al inicio del estudio, como el tabaco, el sobrepeso o una tasa elevada de colesterol”, precisó Marianna Virtanen, que dirigió el estudio del Finnish Institute of Occupational Health (Helsinki) y de la University College of London, en un comunicado.

Quienes trabajan más que la norma suelen ser hombres, más jóvenes que la media del grupo, que ocupan puestos de responsabilidad más altos. Si la relación entre la horas adicionales de trabajo y las enfermedades cardio-vasculares parece clara, la causa no lo es tanto, según los autores.

Tambien te puede interesar  Este año iniciará construcción de la unidad deportiva en Buenaventura

Una pista podría ser que el trabajo adicional podría afectar el metabolismo o tapar los estados depresivos, de ansiedad o de falta de sueño. El ‘presentismo enfermizo’ por el que, a inversa del ausentismo, los empleados vienen a trabajar incluso enfermos, ignorando los síntomas y sin consultar a un médico, podría igualmente estar en causa.

Sin embargo, las personas a las que les gusta su trabajo y tienen tendencia a trabajar más simplemente por el placer, podrían tener un riesgo menor de enfermedad cardíaca.

Marianna Virtanen avanza en varias pistas, como costumbres de vida nefastas y factores de riesgo más extendidos entre las personas que trabajan en exceso. “Otra posibilidad es que el estrés crónico (a menudo asociado a las largas horas de trabajo) afecte negativamente el organismo”, añade, a la vez que pide investigaciones adicionales.

Una gran ayuda para los médicos

En un comentario sobre el estudio, Gordon McInnes, profesor de farmacología clínica de la University of Glasgow’s Western Infirmary, dijo que los resultados podrían tener amplias implicancias para los médicos que evalúan los riesgos cardíacos de sus pacientes.