El gobierno colombiano ha impulsado la construcción de túneles que atraviesan las cordilleras occidental y central del país.

Superar todo el sistema de cordilleras y los pasos de montaña, deslizamientos, derrumbes y problemas geotécnicos por donde cruzan los corredores viales, es objetivo esencial del desarrollo de ese programa.

Según el director general del Instituto Nacional de Vías, Ernesto Correa, cruzar la cordillera occidental ha sido todo un desafío, más con el sentido de doble calzada que facilita el transporte de carga.

Otro ejemplo es el corredor Bogotá-Buenaventura, donde se ejecutan megaobras, como el cruce de la cordillera central.

Tales construcciones permiten enlazar el puerto de Buenaventura, en el Pacífico colombiano, con los departamentos Valles del Cauca y Nariño, el Eje Cafetero y el centro del país.

Ese tipo de estructura vial es también conocida en el cruce de la cordillera Oriental que permite unir Bogotá con Villavicencio, capital del departamento del Meta, trayecto con 23 túneles.

El relieve de Colombia, con tres grandes cordilleras en su geografía, ha obligado a impulsar este tipo de ingeniería para poder desafiar elevadas pendientes y optimizar los tiempos de desplazamiento.

 

Fuente: Prensa Colombia

Deje su comentario

Deje su Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here