Reseña Histórica de los Paros Cívicos en Buenaventura

 

El Municipio de Buenaventura, a pesar de los numerosos actos sectoriales y gremiales de protestas, entre los que se cuentan las manifestaciones de los estudiantes del Colegio Pascual de Andagoya, en otros tiempos, la de los trabajadores de la liquidada Puertos de Colombia en épocas de negociaciones de pliegos, el sector de los pescadores por carecer del servicio del Seguro Social, la de los ferroviarios, por injusticias salariales, los maestros, taxistas, pensionados, trabajadores del sector salud; sólo registra en su historial dos paros de carácter cívico.
El que se realizó en 1964, el que se realizó en 1998 y que se inició el 16 de mayo del presente año.

La crónica recogida en los archivos del periódico EL PUERTO señala que en la inmovilización ciudadana realizada entre el 9 y el 12 de noviembre de 1964, se generaron pérdidas por 10 millones de pesos.
El origen de este paro fue la falta de instalaciones educativas ante la gran cantidad de jóvenes que año por año se quedaban sin poder ingresar a la educación básica formal.
Los dirigentes en aquel entonces fueron Oscar Castro Gutiérez, Luis Claros, Jorge Gutiérrez y Marcos Vanín, quienes apoyados por los padres de familia iniciaron la protesta.
El Alcalde que le tocó asumir este movimiento cívico, fue Hernando Arango Arango quien el día 7 de noviembre había asumido el cargo ante el Juez Primero Municipal Raúl Rivadeneira.
El gobernador del Valle, Humberto González Narváez y el presidente de aquel año, era Guillermo León Valencia.
Aquí se iniciaron las gestiones definitivas para implementar el Plan Buenaventura con la financiación del Banco Interamericano de Desarrollo que facilitó un crédito por 200 millones de pesos.
El Concejo Municipal en noviembre de 1964, estaba integrado así:
Eusebio Muñoz Perea, Néstor Urbano Tenorio, Patricio Olave, Gerardo Tovar, Gui-llermo Valencia Quiñónez, Carlos Quintero, Juan Fortich, Hernando Arango, Rafael Bernat, Carlos Sitú, Buenaventura Naranjo, Ito Bergonzoli, Modesto Zatizábal.
La comisión negociadora estuvo conformada por el Ministro de Educación y funcionarios del Ministerio de Hacienda, los cuales fueron víctimas de las piedras al paso del vehículo por frente del Colegio Pascual de Andagoya.
El comando de la Infantería de Marina apostada en este puerto estaba a cargo del coronel Pedro José González Cruz, quien mantuvo el control de la ciudad, a pesar de las agresiones que en dos ocasiones fueron víctimas por parte de los estudiantes pascualinos.
Dentro del pliego de peticiones se incluyó el servicio de la televisión para esta ciudad, compromiso que se hizo realidad para la comunidad antes de finalizar ese año, con la cadena uno y en gris y negro.

El segundo paro
El segundo paro cívico que la comunidad de Buenaventura ha realizado se inició el lunes 23 de febrero y culminó el sábado 28 del mismo mes, en el año 1998.
Para ese entonces el Alcalde de Buenaventura era Fredy Fernando Salas, Gobernador del Valle Gustavo Álvarez y el Presidente de la República era Andrés Pastrana.
¿Pero qué motivo ese paro?
El lunes 23 de febrero a eso de la nueve de la mañana, los directivos del sindicato de los Trabajadores del Municipio que se encontraban en cese de actividades desde el viernes anterior, así que convocaron a una reunión en la plazoleta del Centro Administrativo Municipal para dar inicio una marcha de protesta por las calles de la ciudad.
Para las diez de la mañana los manifestantes deciden marchar hacia el puente en el sector de El Piñal, para hacer una toma pacífica, y así acentuar su protesta ante la administración municipal, que no resuelve el pago de sus salarios ya vencidos en el segundo mes del presente año.
Ya en el puente de El Piñal, se decide que la toma sería permanente vinculándose los dirigentes que venían promoviendo la realización de un Paro Cívico en Buenaventura.
Posteriormente se conoce la toma del puente de El Pailón por parte de los moradores del sector de la zona rural, provenientes de las veredas de la carretera.

 

 

Por: Diego Calero Sanchez

Director Semanario “El Puerto”

Comentarios

comentarios