“El banco es responsable de devolver el dinero”: Alcalde Arboleda

El alcalde de Buenaventura, Eliécer Arboleda, se refirió a la denuncia que interpuso la administración por la desaparición de 4.104 millones 732 mil pesos, de dos cuentas que la Alcaldía de Buenaventura, tiene en el banco Avvillas.

“Teniendo en cuenta que el banco violó todos los protocolos, es responsabilidad del banco devolvernos la plata, ya formulamos las denuncias, esperamos que para la próxima semana hayan resultados, para que puedan mostrar toda la culpabilidad que estoy seguro que la tiene el banco” mencionó el mandatario del puerto.

El banco Av villas se ha pronunciado sobre la situación, solo por medio de comunicados a la opinión pública, donde explican que los retiros de los recursos se realizaron a través de cheques de gerencia, autorizados por la Alcaldía, desde el mes de enero de 2017 y que solo hasta el pasado 4 de agosto, a pesar de los extractos bancarios enviados en meses anteriores, la Alcaldía presentó reclamación por el dinero retirado.

Sin embargo, en la semana anterior, el director financiero de la alcaldía, Wilber Valencia, aseguró que los retiros de los 34 cheques de gerencia, se habrían realizado entre junio y julio del 2017.

El Alcalde insiste en que el banco debe responder por los recursos que son de libre destinación, y que le hacen falta a la alcaldía para gastos de funcionamiento e implementación de proyectos y programas de su plan de gobierno.

El caso ha generado polémica en el puerto, pues los recursos extraviados hacen parte de los impuestos de Industria y Comercio, y Predial.

Tambien te puede interesar  Millonario credito para Buenaventura y concluir obras de Acueducto

La comunidad realizó un plantón a las afueras del banco, la Alcaldía y la Fiscalía, con el fin de exigir resultados de la investigación para que se esclarezca la situación.

El director financiero de la Alcaldía, fue citado este martes al Concejo Distrital, para que explique en un debate de control político, en que van las investigaciones.

 

Fuente: El País.