Brotes de malaria tiene en alerta a el sector salud en Buenaventura

Los 2.831 casos de malaria que se presentaron en el 2016 en Buenaventura obligaron a las autoridades de salud a reforzar los controles para evitar que el brote siga en aumento este año.

Así lo indicó el secretario de Salud de Buenaventura, Félix Riascos, quien confirmó que “este año ya hay registrados 39 casos de malaria, en su mayoría en la zona rural”.

Para evitar que la cifra aumente, la Secretaría de Salud viene implementando diferentes estrategias como la entrega de toldillos a las comunidades que habitan el sector rural y fumigaciones en las zonas más afectadas.

El año anterior se presentó un aumento de 52 % en los casos de malaria comparado con el 2015, año en que se presentaron 1.945 casos. Según expertos, este incremento estaba previsto debido al brote epidémico que hubo en todo el país el cual se presenta cada tres o siete años. A esto se suma el fenómeno de El Niño que se presentó durante el primer trimestre del 2015, extendiéndose hasta junio del 2016.

Además, se prevé que continúe el aumento de los casos por la ola de calor que se registra en las últimas semanas.

Para combatir  el aumento de la enfermedad, el año pasado se entregaron cinco mil toldillos en el área de la carretera Cabal Pombo, donde se concentraba el 42.9 por ciento del total de casos

Tambien te puede interesar  Partido de América en semis, no se jugara en el Pascual Guerrero

Además,  se hizo fumigación en sectores priorizados implementación de campañas en medios de comunicación promoviendo el control de criaderos en la zona urbana, búsqueda activa de casos de malaria por medio de gota gruesa.

“Uno de los sectores más afectados con el brote de la enfermedad fue la comunidad del río Naya, zona rural de Buenaventura, donde se presentaron el 15.6 por ciento de los casos de 2016”, mencionó el funcionario.

Asimismo, se implementarán estrategias como la capacitación en prevención y reconocimiento en síntomas de esta patología a conductores, personal de hoteles, bodegas y habitantes del área, además de capacitaciones al personal médico para el reconocimiento de síntomas y adecuado tratamiento.

 

 

Fuente: El Pais