En Buenaventura el emprendimiento salva vidas

Ser reconocido como el puerto marítimo más importante de Colombia, poseer grandes potenciales turísticos, agroindustriales e hídricos, entre otros, no han sido elementos suficientes para que Buenaventura se convierta en el importante polo de desarrollo que debería ser, debido, entre otros factores, a sus problemas de inseguridad, baja productividad y desigualdad.

Pese a este panorama, los bonaverenses -gentilicio con el que se conoce a los pobladores de esta región-, especialmente sus mujeres, continúan ´resistiendo´ y trabajando por cambiar la historia trágica de su territorio, por medio de diferentes apuestas productivas bajo la premisa de que en “Buenaventura el emprendimiento salva vidas”.

Este es el caso de la Fundación Vida Digna, una organización sin ánimo de lucro que trabaja con mujeres de las localidades más vulnerables del puerto, con el objetivo de empoderarlas para que sean capaces de ser autónomas y autosuficientes, por medio del desarrollo de unidades productivas, enfocadas en rescatar su idiosincrasia e identidad cultural.

Entre las diversas unidades de negocio en las que vienen trabajando se destaca la producción de tejidos y artesanías afro, por medio de productos como vestidos, guayaberas, camisillas, vestidos de baño, sandalias y bolsos, todos con retoques en croché, elaborados de manera manual.

Para las mujeres que hacen parte de la Fundación, este tipo de proyectos les ha permitido hacer un uso productivo de su tiempo, incrementar sus ingresos y fortalecer las relaciones con sus familias y la comunidad en general.

Una tarea similar realiza la Cooperativa Multiactiva de Pescadores Artesanales de Buenaventura, que desde 1999 viene trabajando por las minorías étnicas con proyectos que fomentan el comercio y la economía del Pacífico, la protección de las costumbres locales y el mejoramiento de la calidad de vida de sus pobladores, en especial la de los pescadores artesanales y las comunidades de mujeres vulnerables.

En la actualidad, la Cooperativa agrupa a los pescadores de los consejos comunitarios de las cuencas de los ríos Anchicayá y Cajambre en el Pacífico. Son más de 700 familias las que hacen parte del proyecto.

Amely Rodríguez Angulo, es una de las 22 mujeres que hacen parte de la Fundación Amussi, organización rural que trabaja de la mano con la Cooperativa Multiactiva. Ellas, desarrollan diferentes proyectos agroindustriales, entre los que se destacan el cultivo del bananito, fruta típica de la región, la cría de aves para producción de huevo y la cría de moluscos como la piangua.

“Desde la Fundación trabajamos para que todos los pescadores cumplan con las reglas básicas de la pesca responsable. En el caso específico de la piangua, el molusco por excelencia de las recetas del Pacífico, nuestra labor está en proteger su conservación, realizando su captura solo cuando tiene tamaño adecuado, es decir que sobrepase los cuatro centímetros, de lo contrario, se pone en peligro su supervivencia y corremos el riesgo su posible extinción”, señaló Rodríguez en entrevista con Colombia-inn.

Igualmente, las mujeres de Amussi, con el apoyo de la Cooperativa, comercializan el bananito en los almacenes La 14 de Cali y, desde el 2008, la Cooperativa comenzó a trabajar de la mano con el Grupo Éxito para comercializar más de 43 especies de mar, entre estas la piangua, el barbinche, el berrugate, la barveta, el alguacil, la corpina y los langostinos.

“En el 2008 tuvimos reuniones con algunos funcionarios del Éxito y se interesaron por el proceso organizacional y por nuestros productos. La persistencia, la calidad y estar en el marco de la sostenibilidad nos permitió ir creciendo más. Los funcionarios del Grupo Éxito, encargados de la comercialización de productos de mar, nos impulsaron para que pudiéramos venderlos”, recordó por su parte Beatriz Mosquera, Gerente de la Cooperativa.

Y agregó que “Esto nos hizo establecer más nuestro mercado y seguir incursionando en la comercialización de los productos pesqueros. Nuestra línea de trabajo está enfocada al bienestar social de nuestros socios y a la comercialización rentable de nuestros productos”.

En el 2009 la Cooperativa fue galardonada con el premio Desarrollo Sostenible, entregado por el Grupo Éxito, gracias a su compromiso por fomentar prácticas agropecuarias sostenibles.

Adicionalmente, las mujeres concheras o piangueras, como se les denomina a las pescadoras de este molusco, han empezado a abrir mercado en el exterior con la comercialización de su producto a distribuidores en Ecuador.

 

Para Amaly Rodríguez este proyecto le ha cambiado la vida a todas las familias que hacen parte de la Fundación y de la Cooperativa, gracias a que han encontrado en el emprendimiento nuevas formas de contribuir al desarrollo económico y social de la región, mejorando sus condiciones de vida, lo que la final se traduce, para ella, en la construcción de mejores comunidades que pueden convivir en paz.

 

Fuente: Colombia-inn.com