Defensoría pide protección a habitantes de Buenaventura

La Defensoría del Pueblo solicitó a la Gobernación del Valle del Cauca brindar protección urgente a la población en Buenaventura.

En el informe de riesgo enviado a la gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro, se advierte del riesgo en la zona por “un nuevo ciclo de violencia producido por presuntos grupos ilegales como las Autodefensas Gaitanistas, el Eln y la ‘Gente del Orden’ ”.

Se pide a la Fuerza Pública protección para la población civil de los concejos comunitarios de La Barra (100 familias), Ladrilleros (178 familias) y Juanchaco (500 familias), así como las comunas 12, 4 y 3 de la cabecera municipal.

La Defensoría señala que por su ubicación geográfica, Buenaventura es una zona atractiva para grupos armados. Han aumentado las denuncias por amenazas, homicidios selectivos, reclutamiento forzado, delitos contra la integridad sexual, desplazamientos forzados y extorsiones.

En lo corrido de este año, dice el informe, se ha denunciado la presencia del Eln y de ‘Gaitanistas’ por “una disputa por el control territorial de la cuenca del río San Juan y la zona rural de Buenaventura”.

“Las acciones contra la población que vulneran los derechos humanos y el DIH por parte de estos grupos armados ilegales persisten. Personas que se consideran víctimas mantienen en sigilo su situación ante el temor de sufrir retaliaciones”, agrega la Defensoría.

Además se advierte que los grupos armados han logrado expandirse, afectando territorios de los consejos comunitarios de La Barra y Ladrilleros. Incluso, después de la masacre en la vereda de Carrá (Chocó), el 25 de marzo de 2017, cuando asesinaron a cuatro personas, llegaron a la zona unos hombres que se identificaron como parte de las Autodefensas Gaitanistas y le dijeron a la comunidad que tomaban el control del área, pero que permanecerían de civil y desarmados. La comunidad denuncia que ese mismo grupo habría asesinado al entonces presidente del consejo comunitario La Barra, Alexis Mosquera, en febrero de 2016.

También hay amenazas a líderes de la comunidad. El 25 de septiembre, una líder de la comunidad de Ladrilleros fue atacada por tres sujetos armados que se hicieron pasar como ‘Gaitanistas’. Otras familias han preferido irse de la zona por miedo a que sus hijos sean reclutados por los grupos armados.

La comunidad dice que la ‘Gente del Orden’ en Buenaventura ofrece a jóvenes un millón de pesos para que hagan parte del grupo. Un joven del barrio El Progreso debió salir de la zona el 30 de septiembre de 2017, ante el temor de ser asesinado por negarse a pertenecer a la estructura.

También siguen las extorsiones a transportadores, lancheros y comerciantes. A un vendedor de carnes, en septiembre de este año, le exigieron el pago de seis millones de pesos.

“Deben pagar mediante diferentes formas vedadas para entregar el dinero como rifas, aparentando que se paga un crédito ‘gota a gota’, entre cargas de pescado o de madera, o por los cilindros de gas”, dice la Defensoría.