Rescatados los restos del Barco Tritonia, un pedazo de la historia marítima de Buenaventura

Las piezas que quedaron del buque Tritonia, un vapor británico hundido en 1929 en la bahía de Buenaventura luego de incendiarse y explotar en pedazos, fueron rescatadas por el Instituto Nacional de Vías (Invías).

Los restos de la embarcación, construida en metal y que naufragó hace 88 años en límites con la entrada al canal de acceso a la bahía, fueron detectados por la firma contratista European Dredging Company Sucursal Colombia, que draga el canal de acceso. Por los estudios de profundización y debido a que pilotos de naves consideraron que las partes hundidas del vapor inglés eran un obstáculo para la navegación, se decidió que lo mejor era sacarlas de allí. La maniobra de extracción de las piezas comenzó el pasado 2 de febrero y llevó a que se recordara la triste historia del Tritonia.

Este vapor británico de 5.244 toneladas, de la Línea Donaldson, con una eslora (largo) de 112 metros y manga (ancho) de 15,2 m, había llegado a aguas de la bahía el 28 de febrero de 1929. Estaba cargado con 200 kilos de dinamita. Mientras estaba anclado, hacia las 3 p. m. de ese día, comenzó un fuego incontrolable en la nave y la tripulación abandonó el buque. Su capitán, White, fue obligado por las autoridades a regresar a inspeccionar la nave. La tarea fue hecha por dos oficiales ingleses, Alexander Johnston y William Hall. Cuando una lancha iba a recogerlos, el barco explotó, se rompió en dos pedazos y los dos hombres murieron. La ciudad fue sacudida por la explosión. Colombianos impresionados por la acción de Alex y William erigieron allí un monumento en su honor.

Para la tarea de extracción de las partes, el contratista de Invías utilizó equipos como la retroexcavadora Postnik Yakovlev, considerada la más grande del mundo en su género. En el rescate de las piezas metálicas del Tritonia se hallaron pedazos de la proa, la hélice, la caldera, otras partes de la nave y mucha madera encima y alrededor. Para prever el derrame de alguna sustancia se puso también una barrera ambiental de protección.

El retiro de los restos duró 20 días. Los transportaron en barcazas criollas como Concepción, Colombia, Gabarra II, Santa Isabel y Don Steven y los dejaron en un terreno para un proceso de lavado especial, con el fin de descartar que tuvieran alguna sustancia contaminante. El Invías informó que los restos del histórico vapor fueron llevados luego al muelle de una antigua atunera donde son tratados para hacer su disposición final.

Fuente: El Tiempo.

Comentarios

comentarios