Universidad del Pacífico: La novela por la rectoría que no termina

2468

La sede central de la Universidad del Pacífico está ubicada en Buenaventura, una ciudad que ha sobrevivido a la guerrilla, los paramilitares, las bandas criminales, la delincuencia local y los políticos corruptos. En medio de este violento ambiente, la educación se convierte en una oportunidad de cambio para los tiempos del posconflicto. Sin embargo, la institución pública, que cuenta con 2500 alumnos inscritos a las ocho ofertas de pregrado, atraviesa un sinsabor administrativo desde hace más de cinco meses: el Consejo superior no ha podido elegir un rector titular.

 

En el mes de noviembre, la universidad lanzó un concurso para elegir al rector del periodo 2017-2021. De allí surgieron dos candidatos favorecidos pese a que, por decreto, la votación final debe partir de una terna. En efecto, los ocho profesionales restantes interpusieron un recurso de reposición en contra del proceso, en el cual se seleccionaron solo los perfiles de Luis Enrique Murillo López y Gustavo Ampudia, aunque algunos de los retirados contaran con la experiencia idónea para el cargo.

Dicho recurso permitió que el consejo incluyera a dos postulantes más, entre los que habían quedado por fuera. Así que como última opción, los seis inhabilitados apelaron y hasta este viernes no han recibido noticia de la lista que la autoridad académica debía publicar hace cinco días, el lunes 6 de febrero. Ya los términos de la impugnación vencieron y los interesados mantienen descontento ante la anormalidad administrativa.

Entretanto, la comunidad universitaria ha manifestado su inconformidad a través de las redes sociales. Los rumores sobre la interinidad en la que lleva cinco meses la institución son por supuestos intereses personales, o incluso económicos de algunos miembros del Consejo superior, quienes eligen a sus propios candidatos con fines corruptos.

De hecho, la falta de gobernabilidad de Unipacífico no es un tema nuevo: en 2015, cuando el Mineducación denunció irregularidades dentro del establecimiento, el rector que estaba para entonces fue destituido y reemplazado por otro perfil que contó con la misma suerte de su homólogo dejando al alma máter sin una máxima autoridad.

Fuente: El Espectador

Comentarios

comentarios