Se advierte al Gobierno sobre implementación a los Acuerdos de Paz con las FARC

Una nueva advertencia sobre el cumplimiento de los acuerdos, en especial lo referente a la reincorporación y la seguridad jurídica a los desmovilizados, se hizo este martes al revelarse el informe ‘Cómo va la paz’.

El estudio, que fue elaborado por la Fundación Paz y Reconciliación y presentado entre otros por el expresidente Ernesto Samper Pizano, resaltó en primer lugar el proceso de desarme de las Farc, en donde se destaca que se han entregado más armas que el número de miembros, aún faltando las que están en las caletas.

¿Que dice el informe?

Sobre este segundo informe que se entrega, León Valencia, director de la fundación, resaltó que los niveles de violencia siguen cayendo, pero advirtió que preocupa la falta de la presencia del Estado en muchas regiones donde estuvo las Farc, lo que está permitiendo que otros grupos armados ilegales lleguen a ellos.

“…las zonas donde antes operaban las Farc han comenzado a ser copadas por organizaciones criminales, la guerrilla del ELN o sencillamente se presenta una situación de anarquía criminal. Esto, ha elevado la violencia homicida en algunos municipios, por ejemplo, Tumaco, en el departamento de Nariño”, dice el reporte.

De la misma forma se resaltó que es preocupante el nivel de inseguridad para ex combatientes y sus familias, y mencionan los cinco homicidios a hombres que pertenecieron a las Farc.

Tambien te puede interesar  Se puede realizar otro nuevo ciberataque mundial, empresas gubernamentales en Alerta

Igualmente se llama la atención en el reporte que es grave la situación de presos de las Farc, que están a la espera de las amnistías, la falta del diseño de una estrategia del servicio de justicia para las zonas post-farc, la expansión de Organizaciones Armadas Ilegales en los territorios dejados por las Farc y el aumento de expresiones de delincuencia común, denominada Anarquía Criminal.

El subdirector de la fundación, Ariel Ávila, igualmente sostuvo que son mínimos los avances en la construcción de un nuevo modelo de reintegración de combatientes con asiento en el campo, de manera colectiva y liderado conjuntamente por el Estado y las Farc convertidas en partido político.

 

 

Fuente: El País