Otro planeta tierra ha aparecido, está más cerca y con posibilidad de habitar

Otro ‘vecino’ potencialmente habitable fue encontrado por un grupo de astrónomos gracias al instrumento Harps del Observatorio Europeo en La Silla, en los Andes de Chile.

Es un planeta de los considerados super Tierra, en órbita alrededor de una estrella enana roja -LHS 1140- a ‘solo’ 40 años luz de nosotros, hacia la constelación Cetus.

El hallazgo fue revelado ayer en la revista Nature.

Las enanas rojas son más pequeñas y frías que el Sol y aunque el planeta LHS 1140b está 10 veces más cercano a su estrella que la Tierra al Sol, apenas recibe si mucho la mitad de la radiación solar y reside en la mitad de la zona de habitabilidad.

Esta zona por sí sola no significa que haya agua en estado líquido y vida, pues se requieren otras condiciones también. Es un buen inicio para estudiarlo con mayor detalle.

El planeta fue descubierto por tránsito, la reducción de la luz de su estrella cuando pasa por delante visto desde la Tierra. Su año dura solo 25 días de los nuestros.

“Es el planeta más emocionante que he visto en la última década”, expresó Jason Dittman, astrónomo del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics.

“Las condiciones actuales de la enana roja son favorables. LHS 1140 gira más despacio y emite menos radiación que otras estrellas de masa similar”, explicó otro miembro del equipo, Nicola Astudillo-Defru del Observatorio de Ginebra en Suiza.

Tambien te puede interesar  Se pide la calamidad pública para Yumbo

Y si hay agua, se requiere una atmósfera que la retenga. Cuando las enanas rojas son jóvenes, emiten radiación que pueden afectar las atmósferas de los planetas en órbita. En este caso el tamaño del planeta significa que pudo haber existido un océano de magma durante millones de años, que pudo irrigar la atmósfera con vapor mucho después de que la estrella se aquietara como hoy, surtiendo al planeta con agua.

Los primeros estimativos sugieren que el planeta tendría unos 5000 millones de años. Su diámetro sería 1,4 veces el terrestre, una masa siete veces mayor y por ende la densidad sería mucho más alta, lo que implica que debería tener un núcleo de hierro.

Un buen candidato para futuras observaciones que permitan caracterizar su atmósfera.

 

 

Fuente: El Colombiano