En la contabilidad de las entidades oficiales abundan las cuentas por cobrar, muchas de las cuales llevan años y años sin que se haga nada para recuperar esos dineros. Son procesos que no se han movido en mucho tiempo; en algunos casos los deudores desaparecieron, fallecieron o se declararon en quiebra, incluso hay casos de deudas que nunca se han podido cobrar porque las facturas se perdieron y no hay cómo sustentar el cobro.

Para evitar que esto siga sucediendo, el Gobierno prepara la expedición de una norma que les permitirá a las entidades públicas aplicar por una sola vez el perdón y olvido de esas deudas incobrables; solo tendrán que hacer una reunión de sus directivos para evaluar el estado de esas deudas y aprobar su desaparición de los registros. Eso es lo que los banqueros llaman «castigar la cartera».

Pero ojo, que esta medida no se aplicará para la banca pública: el Banco Agrario, Bancóldex y Findeter tendrán que seguir buscando por todos los medios la recuperación de las deudas en mora.

Deje su comentario

Deje su Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here