Conecte con nosotros

Tecnología

3 alternativas para evitar respirarlo en el aire

Publicado

en

3 alternativas para evitar respirarlo en el aire

Al principio de la pandemia por el coronavirus, no teníamos del todo claro su principal vía de contagio.

Durante mucho tiempo se pensó que se transmitía por contacto directo de persona a persona o por objetos.

Por esa razón, aunque en la mayor parte del mundo se promovió el uso de los cubrebocas o mascarillas, esa medida de prevención convivió con otras como la desinfección de superficies y el lavado de manos.

Esas medidas por sí mismas no son contrarias a la salud, de hecho nos benefician para evitar otras infecciones, pero no contribuyen en gran medida a evitar la propagación del SARS-CoV-2.

También pensábamos que con mantenernos a una distancia prudente unos de otros era suficiente.

De nuevo, aunque no es una mala estrategia, hay casos en los que no es suficiente: ahora tenemos evidencias de que el virus se propaga por el aire.

Sabemos que incluso que puede permanecer suspendido cierto tiempo: así que los lugares cerrados con poca ventilación son especialmente peligrosos.

Lea También
Arqueología: las poblaciones japonesas modernas descienden de TRES culturas antiguas, no dos como se pensaba

Centros de reunión de muchas personas son lugares propicios para la transmisión del virus: aulas de clases, gimnasios, salas de cine, teatros, iglesias

Con la vacunación, esas actividades han ido regresando, pero la pandemia no ha terminado y el riesgo sigue existiendo, ¿qué se puede hacer para disminuirlo?

Durante mucho tiempo se pensó que se transmitía por contacto directo de persona a persona o por objetos.

Ventilación

Si el coronavirus está en el aire, ventilar un espacio cerrado ayuda a evitar que este permanezca ahí y sea respirado por otras personas.

Podría parecer muy simple, si tenemos ventanas suficientes que permitan que entre aire nuevo, para reemplazar el que estaba ahí.

Pero si por alguna razón no podemos abrir las ventanas: si hace demasiado frío, calor, hay contaminación, ¿qué podríamos hacer?

Un estudio mostró que en esos casos podemos abrir las ventanas por periodos de 10 minutos y luego mantenerlas cerradas por otros 5 minutos.

Aunque eso definitivamente requiere que alguien esté encargado de abrir y cerrar ventanas, casi como si fuera un aparato de calefacción o un sistema de aire acondicionado.

Lea También
La distancia de seis pies puede no ser suficiente para prevenir la transmisión viral en interiores, según un estudio

Pero eso también representa otros problemas.

3 alternativas para evitar respirarlo en el aire | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo
Durante mucho tiempo se pensó que se transmitía por contacto directo de persona a persona o por objetos.

Filtración

La buena ventilación natural tiene la ventaja de que puede renovar el aire de un espacio cerrado, lo que disminuye la concentración de coronavirus en el aire, si es que los hay.

Los sistemas de ventilación artificial, para lograr eso necesitan usar filtros especiales, que atrapen las partículas virales.

De otro modo, se ha mostrado que la ventilación artificial causa que el aire de una habitación termine en otra y se dé una contaminación cruzada y se propaguen contagios. 

3 alternativas para evitar respirarlo en el aire | Noticias de Buenaventura, Colombia y el Mundo
Durante mucho tiempo se pensó que se transmitía por contacto directo de persona a persona o por objetos.

Desinfección

Como los coronavirus permanecen en el aire, la desinfección de superficies no es algo efectivo, pero, ¿y si desinfectamos los lugares cerrados?

Se ha mostrado que algunas sustancias desinfectantes sí pueden destruir a los virus que quedan suspendidos en el aire

Esto podría sonar alentador, pero tiene algunas desventajas: difícilmente puede hacerse en lugares en los que haya personas.

Lea También
La migración de la Gran Edad del Bronce fue impulsada por la leche, encuentra un estudio

Seguro, podemos desinfectar una sala de cine entre una proyección y otra, pero eso tiene una eficacia muy baja.

El problema es que cuando los espectadores están dentro de la sala y hablan, ríen o respiran, es cuando tienen la capacidad de lanzar partículas infecciosas de virus al aire.

Y pues casi a nadie le gustaría que, mientras están viendo una película, le rociaran algún tipo de espray desinfectante.

Una alternativa para desinfectar espacios con personas, puede ser usar luz ultravioleta, UV, que ha mostrado destruir la capa exterior de proteína del SARS-CoV-2.

Pero ese tipo de luz puede resultar dañina, si no se usa de forma adecuada, y no todas la lámparas UV tienen la capacidad de destruir efectivamente a los virus.

Así que mientras la pandemia no termine, ni estemos vacunados la mayoría, debemos seguir extremando precauciones: evitando lugares cerrados y concurridos, ventilando siempre que se pueda y por supuesto usando mascarilla.

Fuente de la Noticia

Anuncio

Tendencias