Conecte con nosotros
Apuesta contrarreloj, en 28 meses desempleo debería estar en 7,9% | Empleo | Economía Apuesta contrarreloj, en 28 meses desempleo debería estar en 7,9% | Empleo | Economía

Economía

44% de jóvenes de estratos bajos ganó menos del mínimo en 2020 | Empleo | Economía

Avatar

Publicado

en

Aunque la pandemia ha afectado a todos las personas en el país en alguna medida, los jóvenes, sobre todo mujeres y personas de bajos recursos, han tenido un impacto mayor en términos de desempleo y precarización.

(Lea: La tasa desempleo en febrero fue la más alta para ese mes desde 2004)
Así los señala un informe de Cuso International, una organización que trabaja en reducir la pobreza y la desigualdad y que encontró que en 2020 el 44,4% de los jóvenes asalariados de estratos bajos ganaba menos del salario mínimo, un número mayor al que, por ejemplo, se vio en 2017 cuando el registro era de 35,5%.

La situación es igualmente preocupante para aquellos jóvenes independientes de bajos recursos, ya que el 77,5% de ellos también ganaba menos del salario mínimo en 2020, más que lo que se registró en 2017 (67,5%).

Según el reporte, “en 2020 la juventud de estratos bajos se ha visto afectada por la precariedad laboral. La informalidad de los más pobres es superior en 26 puntos porcentuales a la de aquellos/as de estratos 4, 5 y 6 (65,6% y 39,2% respectivamente)”.

Incluso, explican que la tasa de desempleo para este grupo de personas es del 24,6%, frente al 17,6% de la población general y al 19,1% de la de jóvenes de estratos 4, 5 y 6. “El subempleo muestra brechas similares: 32,8% para las y los jóvenes más pobres, 21,9% para los de estratos 4, 5 y 6 y 24,7% para la población en general”.

Entre las explicaciones a esa situación de precariedad laboral de los jóvenes, según el estudio, está el nivel educativo, la edad, el parentesco, la asistencia escolar y la experiencia laboral. Por eso es que en el estudio señalan que cuando un joven pobre urbano consigue un título de bachiller multiplica por 2,8 sus posibilidades de tener un trabajo no precario; cuando adquiere un título de técnico o tecnólogo las multiplica por 8,5 veces, cuando adquiere un título universitario la multiplica por 13,0 y por 37,9 cuando consigue un título de posgrado.

A eso se le suma que la tasa de desocupación para los jóvenes en el país fue de 23,5% en el total nacional entre diciembre de 2020 y febrero de 2021, según el Dane. Incluso, ese dato alcanzó a acercarse más al 30% en los meses más complicados para la pandemia, en 2020.

Por eso es que, en otras palabras, a los jóvenes que logran conseguir un empleo y que además viven en hogares de bajos recursos, son más propensos a trabajar en la precarización.

“La precariedad laboral produce afectaciones en los ámbitos personal, familiar y comunitario, que impactan negativamente las condiciones de vida actuales y futuras”, dice el informe.

Por eso es que Alejandro Matos, director de Cuso International en Colombia, llamó la atención y dijo que “recomendamos que haya mayor protección y regulación a los menores de edad que se vinculan laboralmente. También, se requieren acciones diferenciadas en los territorios”.

Ante el alto desempleo y las dificultades que tienen los jóvenes para acceder al mercado laboral, la propuesta de la organización es que haya unas medidas diferenciadas de política pública para este grupo.

“Nuestra principal sugerencia es que una eventual ampliación del Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef) incluya beneficios específicos para empleados jóvenes, de manera similar a los establecidos para las mujeres. En otras palabras, que se tomen medidas diferenciales de inclusión laboral para la juventud”, planteó el director de Cuso en Colombia.

EL EFECTO EN LAS MUJERES

Aunque en términos generales, la crisis por coronavirus ha afectado a todos los jóvenes, las mujeres de esas edades han sido las más golpeadas. Según Matos, “la pandemia ha tenido un impacto terrible en la empleabilidad de las mu- jeres jóvenes. Si en el 2019 el 23% estaba desem- pleada, un año después, con la pandemia, el nivel de desocupación había llegado al 34%, 11 puntos porcentuales más”.

De hecho, el reporte también revela que los renglones más afectados por la crisis, como servicios de comida y alojamiento, trabajan un gran número de mujeres.

Fuente de la Noticia

Tendencias

A %d blogueros les gusta esto: