Buenaventura en Linea
6 formas de ser un buen gerente en una crisis en curso

6 formas de ser un buen gerente en una crisis en curso


9 min read

Este artículo fue traducido de nuestra edición en inglés.

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.


Como lo expresó Twitterverse, “No estamos solo en casa trabajando. Estamos en casa, durante una crisis, tratando de trabajar “. Durante el año pasado, el modo de crisis se ha convertido en la nueva normalidad. Incluso los más afortunados entre nosotros probablemente estén luchando de alguna manera. Sabiendo esto, los buenos gerentes de todo el mundo se sienten presionados a “arreglar” situaciones para sus equipos.

¿Adivina qué? No puedes arreglar esta crisis. Y eso está bien. Incluso si no tienes control sobre las condiciones o las consecuencias de la salud pública, la justicia social y las crisis económicas en curso, sí tienes control sobre la construcción y el apoyo de la resiliencia de tu equipo.

Es hora de un nuevo enfoque de la situación en la que nos encontramos ahora que hemos cruzado oficialmente al territorio de casi permanencia a largo plazo. Las empresas deben reconocer las nuevas prioridades y objetivos, y los gerentes deben estar abiertos a nuevas ideas y discusiones francas con los empleados. Para ayudar a los gerentes a replantear su pensamiento, aquí hay cinco mejores prácticas a considerar.

1. Reconoce que no puedes resolverlo todo

Muchos gerentes están estresados ​​al saber que los miembros de su equipo se sienten aislados y ansiosos, pueden estar afligidos o estar agotados entre el trabajo, el cuidado de los niños, la educación en el hogar, el cuidado de ancianos y más. El hecho de que sepas con qué están luchando los miembros de tu equipo significa que te has comunicado constantemente con ellos: trabajo bien hecho. Aunque no puedes arreglar lo que están pasando, el solo hecho de preguntar “¿cómo te sientes?” y hacer espacio en las reuniones o uno a uno para que todos puedan responder puede ser un enfoque más eficaz y de mayor apoyo que tratar de resolver problemas.

En lugar de intentar resolver todos los problemas, tener y mostrar inteligencia emocional (EQ) puede ser de gran ayuda. Un ejercicio que la instructora de Udemy, Leila Bulling Towne, usa cuando asesora a los clientes se llama, “Siéntelo. Colócalo. Consíguelo.”

  • Siéntelo: identifica lo que sientes al encontrar dónde sientes estrés en tu cuerpo. ¿Estás sobrecalentado? ¿Dolor de estómago
  • Colócalo: ¿Por qué te sientes así? ¿Quién está ahí? ¿Cuál es la situación?
  • Consíguelo: aquí es cuando conectamos todos los puntos y podemos comenzar a evaluar formas de aliviar nuestro estrés.

Al llevar este tipo de perspectiva a nuestros equipos, finalmente podemos desarrollar su músculo de EQ y crear espacio para aumentar la resiliencia.

2. Apoya un entorno laboral psicológicamente seguro

Un entorno psicológicamente seguro es aquel en el que los empleados se sienten seguros, cómodos, incluidos y pueden compartir perspectivas, desafíos y cometer errores sin temor a repercusiones. Amy Edmondson, profesora de Harvard y autora de The Fearless Organization: Creando seguridad psicológica en el lugar de trabajo para el aprendizaje, la innovación y el crecimiento, vincula la seguridad psicológica con la innovación y el éxito empresarial. Además, sentirse seguro de decir lo que uno piensa es particularmente importante hoy en día para ayudar a las personas a enfrentar de diferentes maneras lo que está sucediendo en el mundo. Por ejemplo, un espacio seguro hace que sea bueno que alguien diga: “Necesito tomarme un descanso; estoy demasiado molesto para trabajar en este momento”.

Los miembros del equipo no pueden hacer un buen trabajo si están enfermos o muy estresados. Por lo tanto, es importante comunicar claramente a tu equipo que el bienestar y la salud física y mental son una prioridad absoluta. Los gerentes deben alentar regularmente a los miembros del equipo a que se tomen un tiempo libre y se ocupen de sus familias y de ellos mismos. Aunque todavía necesitas tener conversaciones sobre el trabajo y la productividad, estas pueden ocupar un segundo lugar. Adoptar este enfoque puede parecer frustrante desde una perspectiva empresarial, pero la compasión y la empatía deben estar a la vanguardia en una crisis. Y si necesitas más convencimiento, este enfoque también tiene un buen sentido comercial al ayudar a prevenir el agotamiento o el aumento de la rotación.

3. Permítete decir: “No sé”

Los primeros días de esta crisis global, durante los cuales esencialmente seguimos tratando de operar como siempre lo habíamos hecho, aunque desde casa, no proporcionaron a nadie un manual sobre cómo manejar esta realidad alternativa a largo plazo. Debido a que todos estamos tratando de hacer todo lo posible para resolverlo sobre la marcha, está bien que te des espacio para admitir ante tu equipo que no estás seguro de cómo manejar una nueva situación. Como le gusta decir a mi hermano, “No lo sé; esta es mi primera pandemia”. No recomiendo que no te molestes en intentar encontrar soluciones a los nuevos desafíos. Pero, a menudo, admitir que no sabes te quita la presión y permite más colaboración, innovación e incluso aceptación para probar algo diferente. En Udemy, donde trabajo, aprovechamos un canal de Slack para que los gerentes brinden una forma de apoyarse mutuamente; lo usan para hacer preguntas y discutir recursos e información útiles.

Imagen: Depositphotos.com

4. Ayuda a tu equipo a replantear su perspectiva

La mayor parte de lo que estamos enfrentando en este momento es realmente difícil. Aun así, parte de lo que estamos tratando se puede abordar con mentalidad. El estrés y la ansiedad que vienen con una crisis nos empujan a estados emocionales crudos, y las cosas que normalmente no nos molestarían, podrían ser suficientes para ponernos al límite. Al principio de la pandemia, recuerdo una intensa frustración por una sencilla receta de galletas fallida. Algo de lo que normalmente me hubiera reído. Un poco de tiempo y distancia más tarde y sé que esto fue una manifestación de otros sentimientos, completamente ajenos. Ayudar a nuestros equipos a replantear las perspectivas al ver las situaciones a través de una lente diferente puede cambiar las reglas del juego y ayudarnos a ver lo que realmente nos molesta.

Pídele a tu equipo que identifique el problema, desafíe sus suposiciones y luego lo replantee. Esto puede ser tan simple como preguntar cómo respondería alguien a quien admiramos a la situación, o cómo reaccionaría un personaje de ficción. Todo lo que se necesita es un ajuste en el ángulo para ver una situación de una manera completamente nueva.

5. Crea espacio para aprender a través de desafíos

Para mí, el aprendizaje es la forma de procesar los desafíos y es mi camino a seguir durante la incertidumbre. Desafortunadamente, con todo lo que sucede dentro de las organizaciones de todo el mundo, muchos empleados sienten que no tienen tiempo para dedicarlo al aprendizaje o les preocupa que siempre deben lucir ocupados y no pueden tomar un “descanso” para aprender. El miedo latente sobre licencias o recortes impregna incluso a los negocios saludables. El aprendizaje no debe considerarse un descanso, sino una parte esencial de cualquier carrera.

El “valor de la señal” puede contribuir en gran medida a crear tiempo y espacio para el aprendizaje dentro de los equipos. Para mi equipo, espero y trato de modelar que el aprendizaje es parte del trabajo. Empiezo las reuniones de equipo preguntando acerca de una “victoria” reciente y un “aprendizaje” de cada persona. Como líder empresarial, puedes predicar con el ejemplo al hablar con regularidad sobre el aprendizaje que estás obteniendo y el impacto que estás teniendo a medida que navegas y te adaptas al cambio.

6. Comunícate de forma proactiva

Muchos empleados seguirán trabajando de forma remota este año. Como experimentamos en 2020, la comunicación regular es clave para mantener a los equipos trabajando sincronizados y sintiéndose conectados. Es fundamental continuar comunicándonos de manera transparente, auténtica y oportuna, tanto sobre el trabajo como sobre los eventos que afectan nuestras vidas. Por ejemplo, la mayoría de los empleados aprecian cuando los líderes reconocen un evento en las noticias, comparten sus propias perspectivas y comunican empatía por los demás.

Para muchos, 2021 se siente esperanzado. Un nuevo año presenta una oportunidad para comenzar de nuevo. Aunque es bueno ser positivos y tenemos esperanza para seguir avanzando, los desafíos que hemos enfrentado durante el último año están lejos de terminar. Gestionar con éxito un equipo durante una crisis a largo plazo requiere fomentar la agilidad y la resistencia del equipo para soportar los golpes. Puedes hacerlo modificando las prioridades y siendo realistas sobre el apoyo que los miembros de su equipo necesitan para adaptarse al mundo actual.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: