Buenaventura en Linea
7 tips para vencer el miedo a tu jefe o jefa

7 tips para vencer el miedo a tu jefe o jefa


8 min read

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.


Aunque de esto se hable mucho en términos de liderazgo, la verdad es que existen aún muchos más jefas y jefes que líderes en toda su dimensión. 

Una persona jefe es alguien que por lo general ha recibido su nombramiento por la cúpula de una empresa u organización, y que, en los casos de aplicar malas prácticas, basa su poder en la verticalidad, en dar órdenes e indicaciones, en el rigor y en la dualidad de recompensa o castigo. 

De esta forma, el vínculo de la jefatura que se ejerce se basa en obedecer y cumplir, porque, si no, hay consecuencias. De hecho, pocas veces hablan de “nosotros” y de “equipo” y se focalizan mucho en el “yo” y en que su gente es un “grupo”. 

En cambio, quienes son líderes aspiran a motivar, inspirar, acompañar, guiar, enseñar y desarrollar el talento con el que conviven en los equipos. Pueden haber sido nombrados por la empresa, aunque quienes finalmente validan su liderazgo son las personas, el eje central de su actividad cotidiana. El objetivo final es crear nuevos líderes: no tener una legión de seguidores, como les suele gustar a quienes son jefes.

El miedo a la autoridad

Un desencadenante de las personas que tienen miedo a quienes son jefes, tiene que ver con el miedo a la autoridad. Estamos hablando de niveles de emoción que los inhabilitan para sentirse a gusto y desempeñarse con efectividad, y de cuando eso es sostenido en el tiempo.

Posiblemente cualquier figura que, para ellas, represente o lo relacionen con el poder en su imaginario les producirá una serie de manifestaciones emocionales que van de leves hasta graves. Por ejemplo, cuando un superior llama a la persona a una reunión, ésta se inquieta, tiene palpitaciones, sudoración, ansiedad, e incluso les he visto ponerse a llorar, tanto mujeres como hombres.

Imagen: Depositphotos.com

El miedo puede surgir de su inestabilidad emocional, o bien, porque quien dirige activa algunos detonadores internos que producen ese miedo interno. Por ejemplo, las personalidades soberbias, arrogantes, despectivas y avasalladoras suelen generar intimidación en cierto tipo de personas. 

Otro aspecto importante es no confundir miedo con respeto, un valor esencial en las relaciones humanas. Es altamente recomendable tratarse con respeto, aunque si eso produce miedo o temor, no se podrá establecer el vínculo laboral que se busca. 

7 tips para vencer el miedo al jefe o jefa 

Más allá de las condiciones particulares de cada persona y de las experiencia que haya vivido, el miedo va en contra de los objetivos de cualquier organización, sencillamente porque es un limitante que cercena de raíz el potencial del talento con que se cuenta.

Las personas que actúan con miedo limitan su desempeño, son torpes, olvidadizas, viven fantaseando no cometer errores -y justamente eso es lo que los hace caer en fallas frecuentemente-. 

Si además se atemorizan ante tonos inapropiados o llamados de atención, habrá que observar en uno y otro lado las condiciones y el clima existente por lo que esto se produce. 

Siempre necesitamos tener en consideración que hay tanta responsabilidad en el nivel de jefatura, como en cada miembro de la empresa que dé lugar a este tipo de conductas que le producen miedo.

Ninguna conducta abusiva, como la manipulación, el maltrato verbal y físico, el sometimiento y el desmerecimiento deberían tener lugar en el ambiente laboral.   

Además de hablar con tu jefe sobre lo que sientes en caso de que esto fuese posible, estos 7 tips te van a ayudar a vencer el miedo al jefe:

1. No permitas el maltrato

Por más que se trate de una figura de autoridad y de que el miedo pueda invadirte, jamás permitas que se pasen los límites. El decir “no” a tiempo y en forma apropiada es lo más conveniente. 

2. Mejora la comunicación con tu superior 

Una parte del asunto consiste en hacer más fluido el modo de trabajo con la persona a cargo, que seguramente tiene sus maneras particulares. Esto lo puedes lograr aprendiendo a expresar tus ideas y necesidades de forma asertiva y claramente. 

3. Aprovecha el tiempo que compartes con él o ella 

Muchas veces las personas dejan pasar oportunidades de profundizar en el vínculo laboral con los superiores por no molestar, prejuicios o, simplemente, por miedo. Si la persona es distante y fría, igual hay maneras de acercamiento. Recomiendo hacerlo no con una perspectiva fingida y falsa, sino desde tu autenticidad. Por ejemplo, si ante algún problema que se presenta se te dice que has hecho mal tu trabajo, en vez de lamentarte busca la mejor forma de expresar tu punto de vista. 

4. Busca mirar las cosas desde su perspectiva

Hay cargos que implican responsabilidades, dedicación y complejidades que tal vez al nivel de un empleado no se alcanzan a comprender. No se trata de justificar las malas acciones de quien está al mando, sino más bien de empatizar e intentar entender por qué la persona actúa como lo hace. Esta información es valiosa como herramienta de mejora de tu relación con él o ella, al menos de tu lado, y que te afecte lo menos posible. 

5. Coopera y haz tu parte

Estamos en una época donde se buscan personas comprometidas y leales, y que se identifiquen con los valores de los trabajos. Una forma de mantener el enfoque en tu desarrollo de carrera, más allá del miedo a tu superior, es manifestando tus ganas de crecer, la voluntad y la motivación para superar los obstáculos, y el equilibrio emocional necesario para que no te desgastes en el proceso. La mejor forma es demostrándolo. Esto no significa que con esto eliminarás el miedo que puedes sentir en tu vínculo con la dirección, aunque te mantendrás con un enfoque en formas más contributivas dentro del tiempo laboral, y no estarás en vilo en tus jornadas de trabajo.

6. Escuchar más de lo que hablas 

Este es un juego que le encanta a las personas con cargos. Como suelen tener inseguridades de distinto tipo, el contar con algunas personas que los escuchan, sobre todo si se puede aprender de ellas, les resulta placentero. La sugerencia es que te enfoques en escuchar y decodificar qué está queriendo decir la persona, y que aprendas a leer también su lenguaje no verbal, lo que expresa con los gestos. Lejos de resultar una conducta sumisa, hará que la persona baje sus decibeles y puedas ir vencido paulatinamente el miedo que sentías, e incluso creando un espacio propicio para decírselo y solucionarlo conjuntamente.

7. No pases por encima al jefe, y muévete siempre por los canales formales

Cuando hay situaciones como el miedo, algunas personas piensan que “puenteando” a su superior es la forma de resolverlo. Lo cierto es que esto hará que se agrave la situación. Te sugiero que siempre busques solucionar los temas en el mismo nivel que se han generado y con alternativas innovadoras. 

En temas sensibles, prepara las reuniones con su temario, no seas hostil ante la hostilidad de la otra persona, y trata siempre con respeto a todas las personas; incluso con aquellas que su conducta deja mucho que desear.

Entonces, queda claro que el miedo es tuyo y necesitas hacerte cargo de eso. Una psicoterapia apropiada o conversaciones de coaching profesional pueden ayudarte. 

Lo que necesitas elegir es la mejor estrategia para sobrepasarlo y transformarlo, en lo posible, en una experiencia que sea lo más grata posible para ti. Y, ante casos extremadamente difíciles y tóxicos, siempre existe la alternativa de emprender nuevos rumbos laborales.

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: