Buenaventura en Linea
Abierto de Australia 2021: entrevista con Francesca Jone, tenista de 8 dedos en las manos - Tenis - Deportes

Abierto de Australia 2021: entrevista con Francesca Jone, tenista de 8 dedos en las manos – Tenis – Deportes


En varias ocasiones en su vida se preguntó qué había de raro en ella y por qué habría nacido bajo esas condiciones. Sin embargo, el camino fácil era quedarse en lamentaciones, y el que ella tomó fue el de aceptarse y luchar.

Le puede interesar: (Análisis: ¿Tiene Iván Sosa opción de ganar el Tour de la Provenza?).

La tenista británica Francesca Jones, de 20 años, nació con una displasia ectodérmica por ectrodactilia, un síndrome genético que le provocó una malformación. En cada mano tiene cuatro dedos; cuatro en el pie izquierdo y tres en el derecho. Pero esto no fue impedimento para cumplir su sueño de convertirse en tenista profesional y jugar en el Abierto de Australia, el primer grand slam de su carrera.

Aunque quedó eliminada en la primera ronda, nadie pudo quitarle de sus ojos el encanto de cumplir esta meta, que plasmaba con una enorme sonrisa. Para ser tenista su raqueta debe tener un agarre diferente, y recorre la cancha de manera especial.

Francesca Jones, tenista británica.

EL TIEMPO, único medio colombiano acreditado en el Abierto de Australia, dialogó con Jones.

También lea: (Se le acabó el invicto a Millonarios: Equidad lo tumbó a última hora).

Debe de ser extraño ser el centro de atención de un torneo por su condición…
Soy muy consciente de eso, lo que no quiere decir que sea malo, es genial vivir esta experiencia. He tenido que atender a muchos medios en Australia y es importante poder transmitir mi mensaje, que es: no tengan límites y sigan esforzándose, sin importar nada. Hagan lo que quieran hacer y, simplemente, comprométanse con sus sueños. Mire, si puedo tener algún impacto positivo en los niños y los adultos para que ellos tomen fuerza con mi historia y crear sus propias historias, sería genial. Mis objetivos son más grandes que jugar un Abierto de Australia. Espero llevar mi mensaje por muchos años.

¿Qué tan difícil ha sido para usted ser tenista por su condición?
Cada ser humano enfrenta sus propios desafíos. No quiero ponerme en el centro de atención y decir: ‘Oh, he pasado por X, Y o Z’. Cada ser humano tiene barreras y debe encontrar una manera de superarlas. He tenido mis barreras, sabe cuáles, pero aún me estoy desafiando por tumbarlas.

Además: (Maradona: la estratosférica suma en dólares que pelean sus herederos).

¿Cuál ha sido el desafío más difícil de su vida?
Probablemente, el desafío que tienen todos los humanos cuando se comprometen con un trabajo: asegurarse, en medio de los nervios, en tener éxito con lo que se hace. Creo que es solo una barrera general a la que se enfrentan los humanos. Solo soy una persona que se ha propuesto un objetivo que quiero lograr y estoy haciendo lo que puedo para lograrlo. Más allá de mi condición, el desafío es vivir y no fallar. Es así de simple.

¿En algún momento ha tenido dudas de ser tenista?
Siento que si realmente quiero comprometerte con algo, claro que puede haber dudas. Sería poco realista para mí sentarme aquí y decirle que no he tenido dudas de si iba a poder convertirme en tenista profesional; sin embargo, nunca dejé de creer. Dejo algo claro: nunca dudé de si podía convertirme en tenista profesional como consecuencia de mi síndrome, pero sí he dudado de si podría ser tenista profesional por mi habilidad, por mi servicio, por mi derecha, por mi revés, por las dudas de que todos los tenistas tienen en su carrera hacia la cima. Tampoco he dudado sobre si algún día me rendiré; no lo haré. Quiero ser persistente y si no es el resultado que quería, al menos no me arrepentiré.

¿Se ha sentido discriminada?
Sí, a veces me he sentido así. Hay personas que se burlan de mí, pero es algo que pasa en este mundo y no solo conmigo. Me dan lástima esas conductas, pero no me dejo afectar.

Le recomendamos: (Guardiola le volvió a dar un repaso a Mourinho).

¿Tiene que tomar algún medicamento para algún dolor en particular o hace algún tratamiento?
La medicación es fuerza mental. Es solo asegurarme de mantenerme en el espacio adecuado para la no perder la cabeza. Tengo médicos y fisioterapeutas que me cuidan. También recibo mucho tratamiento. Tengo que cuidar mis caderas por la forma como pongo el peso a través de mis pies y mis zapatos. Es importante que cuide el resto de mi cuerpo, que puede intentar compensar algunas de esas deficiencias.

¿Se siente en desventaja con respecto a las otras tenistas?
No lo siento así. La vida me puso en estas circunstancias y así es como debo afrontarla. Prefiero decir que esto es una ventaja que me hace más fuerte en la parte mental y que me motiva en la cancha. Todas las experiencias me ayudaron a crecer, aceptarme y avanzar.

¿Cuáles son sus ambiciones?
Quiero desarrollar mi potencial, sea cual sea ese potencial, trabajando día tras día, asegurándome de escuchar a la gente a mi alrededor, tomando los mejores consejos que pueda y ver a dónde me lleva. Tengo grandes ambiciones, pero probablemente comparto un gran objetivo con el resto de jugadores que están en el circuito: ganar torneos. Por ahora, solo me aseguro de hacer todo lo posible para lograr mis metas diarias cuando entro a la cancha y empiezo a hacer lo que me gusta, que es jugar tenis.

FELIPE VILLAMIZAR M.
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @FelipeVilla4



Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: