Carlos Zamora se hizo pasar por el futbolista a través de redes sociales y logró que periodistas y hasta gente famosa le dieran información personal.

Ser seguido por James Rodríguez e, incluso, llegar a entablar conversación con él a través de redes sociales es el sueño de muchos. El 28 de marzo de 2016, algunos jóvenes periodistas y artistas creyeron haberlo logrado.

Ese día la cuenta de Twitter del crack del Bayern Múnich tuvo un movimiento inusual. Supuestamente, James siguió y dio ‘likes’ a más de 40 cuentas, además envió por mensaje directo un número de celular para chatear con ellos por WhatsApp.

Cayendo en la trampa, muchos entablaron conversaciones amistosas con el falso 10: lo felicitaron por sus goles, la clasificación de la selección, e incluso se concertó una cita para jugar un videojuego llamado FIFA por internet.

Tal fue el éxtasis de tener a James como amigo que muchos accedieron a compartirle las claves y correos electrónicos al ‘jugador’ sin dudarlo. Supuestamente el ‘10’ se las pidió porque necesitaba enviar algunos documentos de urgencia.

Con esta información, Carlos Antonio Zamora Linares, el ciberdelincuente de 23 años que se hizo pasar por el futbolista, se robó las cuentas y las usó para ofrecer “productos tecnológicos, celulares, e inclusive fichajes en Europa”, como lo cuenta Óscar Castillo, abogado de las víctimas.

“Se estableció que un ciudadano haciendo uso de la ingeniería social logró acceder a la cuenta oficial de Twitter de James Rodríguez. Una vez tiene control de esta cuenta lo que hace es comunicarse con otros jugadores o con otras figuras públicas de este gremio para pedirles el favor de que les preste algún tipo de cuenta de correo electrónico y tomar control de otra serie de cuentas o de redes sociales”, agregó el defensor.

De la treta de Zamora fueron víctimas el jugador de la selección Colombia Juan Fernando Quintero, la reconocida presentadora Angélica Camacho, Andrés Carvajal, más conocido como el doble de Falcao García, entre otros.

El ciberdelincuente de 23 años fue capturado esta semana y en audiencia aceptó los delitos de acceso abusivo a un sistema informático, violación de datos personales y transferencia no consentida de activos.

De los primeros en darse cuenta del engaño fue el propio James Rodríguez, que el mismo 28 de marzo de 2016, día de la suplantación, cambió las claves de sus cuentas.

“Pana, cambia las claves y quita todos esos like que lo mismo me pasó en Instagram, por eso cambié la clave”, fueron las palabras del 10 a la persona que le manejaba las cuentas.

Fuente Caracol TV

Deje su comentario

Deje su Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here