El expresidente de Perú Alan García se disparó en la cabeza en el momento en que policías llegaban a su casa para detenerlo por la causa que investiga los casos de corrupción vinculados a la constructora Odebretch. El exmandatario fue internado de urgencia en un hospital de Miraflores.

Según consignaron los medios peruanos, García se encerró en una habitación ni bien los efectivos llegaron a su domicilio. Quería llamar a sus abogados, dijo. Pero acto seguido se escuchó el disparo. Inmediatamente, García fue trasladado de urgencia al Hospital Casimiro Ulloa de Lima.

Su abogado confirmó que el expresidente peruano fue operado de urgencia por herida de bala en la cabeza. «Esta mañana ha sucedido este lamentable accidente: el presidente tomó la decisión de dispararse», dijo a la prensa su abogado Erasmo Reyna en la puerta del sector de emergencias. Desde el hospital indicó que García, de 69 años, tiene «una herida de bala en la cabeza» y está siendo operado.

«Con especulaciones no se priva a personas de la libertad, ni siquiera de manera preliminar. A mí me parece que eso sería una gran injusticia, aunque las hemos visto últimamente», había dicho el exmandatario días atrás en una entrevista.

García es investigado por la causa de corrupción que estalló con el escándalo de Odebrecht y que involucraría a otros ex presidentes de Perú: Ollanta Humala, Alejandro Toledo, Pedro Pablo Kuczynski. Además se ordenó la detención esta mañana de su ex ministro de Presidencia, Luis Nava.

Según sostiene el expediente contra García y Nava, la fiscalía detectó que el ex ministro habría recibido más de cuatro millones de dólares por parte de Odebrecht para la adjudicación de las obras de una línea de metro de Lima. Esas transacciones fueron realizadas desde la misma cuenta oculta que la empresa brasileña usó para pagar sobornos en una decena de países de la región.

Pagina 12

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí