El caso fue conocido gracias a una denuncia que se divulgó primero en las redes sociales y que motivó a las autoridades a intervenir para evitar más abusos en contra de la mascota, señaló el noticiero.

Morita estaba junto a otra hembra y un macho y, al parecer, dice Noticias Uno, la práctica de la zoofilia sucedía con el consentimiento de los adultos responsables del adolescente porque para ellos eso “es una práctica normal”.

La perra se mostraba “temerosa, con miedo y a veces agresiva hacia los hombres”, añadió David Perdigón, animalista que acompañó el operativo de rescate de Morita, en el norte de Bogotá.

El noticiero informó que las autoridades ya recibieron las denuncias para emprender las acciones legales correspondientes en contra de los dueños de la mascota.

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí