El vicepresidente de la República, Óscar Naranjo, afirmó en medio de la reunión con líderes del Catatumbo, que el Gobierno le hará el reclamo a la mesa de negociación del ELN por lo que está ocurriendo este territorio, donde esta guerrilla lleva más de un mes enfrenándose con ‘Los Pelusos’ y afectando la población civil.

“El Gobierno llevará a la mesa de conversaciones con el ELN el reclamo y además el sentimiento compartido del Gobierno y los habitantes de la región del Catatumbo para pedir que cesen cualquier tipo de agresión a las comunidades”, dijo Naranjo y se comprometió a llevar, si es necesario, a líderes del Catatumbo a la mesa de negociación.

El vicepresidente agregó que el Gobierno es consciente que terminar con estas agresiones hace parte estructural de la mesa de negociación con el ELN y en el intermedio “se debe producir como mínimo un cese al fuego que realmente signifique que los ciudadanos en esta región no van a volver a ser víctimas de esa violencia”.

Por otro lado, Naranjo afirmó que si bien el Gobierno se ha empeñado en la construcción de la paz, no va a permitir que se creen “incentivos perversos para que el crimen organizado y estructuras narcotraficantes se ‘arropen’ a partir del uso de la violencia como organizaciones políticas”.

“Creemos que es un gran error abrir la puerta para que cualquier narcotraficante en Colombia se arme y convoque paros armados y al final diga que por ser un interlocutor político, necesito tratamiento a una solución negociada y no a una solución judicial, que es la que corresponde a este tipo de estructuras”, señaló el vicepresidente y agregó que no obstante no cerrará la puerta a las bandas criminales que quieran desmontarse por la vía de la justicia ordinaria porque ya hay unas que ya “han alzado la mano”.

Entre las medidas que anunció el Gobierno para hacer frente a la crisis humanitaria que viven los habitantes de esa zona por los enfrentamientos entre el ELN y el EPL, Naranjo afirmó que se instalará un puesto de mando unificado con representación de la institucionalidad nacional, departamental, municipal, con el acompañamiento de la Defensoría y de organismos como Naciones Unidas y la OEA.

“A partir de este momento y particularmente, mañana, instalaremos los corredores humanitarios porque estos tienen que ser una realidad de asistencia integral a las comunidades para facilitar el traslado de las personas que requieran tratamiento de salud. Facilitar el ingreso y salida de víveres y de la logística y para empezar a normalizar la situación en los municipios para que la movilidad no esté secuestrada por ningún actor ilegal en el territorio”, sostuvo el vicepresidente.

También se instaló un ‘Puesto de Mando Unificado’, encabezado por el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, la Policía Nacional y el Ejército Nacional. El objetivo de este puesto es reforzar el acompañamiento de la Fuerza Pública para garantizar el transporte público, así como el del sector agrícola y productivo de la región.

Así mismo, se incrementará la presencia tanto de Ejército como de la Policía en los cascos urbanos y en las vías que comunican a cada uno de los municipios del Catatumbo. Para cumplir este objetivo se dispondrán de 72 horas para que unos dos mil hombres ingresen a la subregión y así aumentar las operaciones y contraatacar a los grupos armados ilegales, informó el alto Gobierno.

Otro de los compromisos del Gobierno con la región está relacionado con la aceleración de los proyectos de desarrollo con enfoque territorial y la evaluación de la estructura de los proyectos de posconflicto. También se hará revisión de los programas de cultivos ilícitos.

Desde este lunes en horas de la mañana los alcaldes del Catatumbo y líderes se reúnen con la comisión del Gobierno Nacional, dirigida por el vicepresidente de la República, Óscar Naranjo, el ministro del Interior, Guillermo Rivera, el alto comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, y otros funcionarios del Gobierno.

Fuente: El Universal

DEJE SU COMENTARIO

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí