Conecte con nosotros

Economía

Acuerdo con Enel será presentado en Asamblea General de Accionistas del GEB | Infraestructura | Economía

Publicado

en

Acuerdo con Enel será presentado en Asamblea General de Accionistas del GEB | Infraestructura | Economía

Como lo había anticipado Portafolio, la próxima Asamblea Extraordinaria de Accionistas del Grupo Energía Bogotá (GEB), convocada para el lunes 28 de junio, decidirá el futuro de un nuevo acuerdo con Enel Américas, que aseguraría su participación en una compañía más robusta y con mayor potencial de crecimiento, con herramientas de gobierno corporativo que protegen el patrimonio de los accionistas y de los bogotanos, y que impulsará su incursión inmediata y definitiva en el negocio de energías renovables no convencionales (ERNC).

Este acuerdo implicaría un proceso de redefinición de la inversión que el GEB tiene en Emgesa S.A E.S.P. (Emgesa) y Codensa S.A E.S.P. (Codensa), que se someterá a la aprobación de la Asamblea General de Accionistas del GEB y de los órganos de gobierno corporativo de las sociedades involucradas, y que daría lugar a la creación de una compañía de talla internacional, a través de la absorción, por parte de Emgesa, de Codensa, Enel Green Power y Essa Chile, incluyendo así activos de Enel en Colombia, Costa Rica, Panamá y Guatemala. Esta empresa, se convertiría en pilar estratégico para el fortalecimiento de sus capacidades en materia de ciudades inteligentes, movilidad sostenible y transformación energética.

Este es un paso más en la evolución de la relación entre el GEB y Enel que llevaría al Grupo a tener una participación accionaria del 42,515%, similar a la que se tiene hoy en Emgesa y Codensa en términos de acciones con derecho a voto, en una empresa más grande, de mayor valor, más verde y más estable, con un valor patrimonial adicional de aproximadamente $5,5 billones en activos de energías renovables.

La posibilidad de avanzar en este nuevo acuerdo se da como evolución de la alianza público-privada estructurada y desarrollada por administraciones previas, un modelo empresarial que ha permitido al GEB convertirse en la “joya de la corona” del Distrito y en un referente latinoamericano de unión de lo público y lo privado alrededor de un propósito compartido y competitivo. También es una posibilidad que resulta gracias a la sólida posición asumida por administraciones anteriores frente a las diferencias que surgieron con Enel en el pasado.

La evolución de estos procesos y la negociación adelantada por la nueva administración del GEB y su Junta Directiva, ha dado prioridad a maximizar el impacto positivo para todos sus accionistas, incluidos el Distrito y todos los ciudadanos, y asegurar la competitividad y sostenibilidad de la compañía, con resultados positivos a corto, mediano y largo plazo.

Este paso es el resultado de un riguroso y profundo proceso de evaluación de opciones y está enmarcado en el propósito de generar mayor valor para la compañía y sus accionistas, robustecer el capital público y avanzar decididamente en la consolidación del GEB como protagonista nacional e internacional en el cumplimiento de los acuerdos de París y los ODS a través de energías renovables y renovables no convencionales.

Dentro de los atributos ligados a la nueva empresa que surgiría gracias al acuerdo, se destaca además una mayor capacidad instalada, -con operación en cuatro países a través de proyectos eólicos, solares e hidroeléctricos-, un mayor valor patrimonial, mayores dividendos anuales y una empresa más rentable y con mayores utilidades. Así mismo, la nueva empresa brindaría al GEB la capacidad para desarrollar proyectos de ciudad inteligente, a la vez que haría posible la transferencia de conocimiento y mecanismos de cooperación entre las empresas.

Este nuevo acuerdo permitiría que se solucionen las diferencias del pasado y se proyecten los negocios a futuro, para consolidar una relación con vocación de largo plazo en donde ganan el GEB, sus socios y accionistas, Bogotá, sus ciudadanos y el país, a través de la materialización concreta del propósito superior de Grupo Energía Bogotá: Mejorar vidas con energía sostenible y competitiva.

Lea También
Fraudes financieros más comunes: sepa cómo son, identifíquelos y evítelos | Finanzas | Economía

La información relacionada con dicha operación se encuentra disponible para los accionistas e interesados en la página web del GEB en este link, en cumplimiento de los Estatutos Sociales y demás normas que rigen el gobierno corporativo de la compañía.

Es importante precisar que esta transacción no afecta en ningún sentido ni tiene relación con la actual participación del Distrito como accionista mayoritario del GEB, que continúa siendo del 65,7%.

Esta unión es un paso más en la evolución de la relación entre el GEB y Enel que llevaría al Grupo a tener una participación accionaria del 42,515%.

Archivo particular

HISTORIA

• En 1996, la Empresa de Energía de Bogotá inició un proceso de transformación y capitalización, por medio de una convocatoria pública internacional para desarrollar el negocio de generación, distribución y comercialización de electricidad, que concluyó con su adjudicación a Endesa, hoy Enel.

• Nació así una alianza público-privada que se ha convertido en referente a nivel nacional e internacional y que ha generado grandes réditos para el Distrito. Este modelo, en el que la experiencia de ENEL como socio estratégico le permitió a Bogotá recuperar el liderazgo energético en su momento y constituyó lo que hoy se conoce como la joya de la corona del Distrito.

• Desde entonces, el GEB tiene un 43,5 % de acciones con derecho a voto en Emgesa y 42,8 % en Codensa, y un pequeño porcentaje de acciones preferenciales sin derecho a voto, que si bien inciden en el porcentaje total del Grupo en esas empresas, no permite tener su control. Esto sólo se logra con la mayoría de acciones con derecho a voto, que es lo que tiene Enel.

• Estas acciones con derecho a voto son las que determinan el control de la administración de las compañías y el poder de decisión y control estratégico. Las acciones preferenciales inciden en la distribución de dividendos, pero no en la capacidad de controlar a nivel estratégico y corporativo ninguna de las empresas.

• Casi 25 años de relación societaria han llevado,
en distintos temas a diferencias y conflictos que erosionaron la confianza entre el GEB y Enel, y expusieron a los socios de estas importantes empresas a dirimir sus controversias mediante acciones arbitrales.

• En octubre de 2018, la imposibilidad de solucionar las diferencias entre las partes llevó al GEB a convocar a Enel Américas a un tribunal de arbitraje. Los temas en discusión eran la menor distribución de dividendos, los conflictos de intereses y operaciones con partes vinculadas, las restricciones para ingresar al mercado de energías renovables no convencionales y los desacuerdos frente a las marcas de Enel Codensa y Enel Emgesa.

• La reducción de la distribución de dividendos, por ejemplo, le ha representado al Distrito $1 billón menos de ingresos en cuatro años de conflicto.

• En ese contexto, y en el marco de lo que ha sido su plan estratégico por años, Enel siguió creciendo en el sector a través de Enel Green Power, -sin participación del GEB-, y allí es donde concentra su infraestructura solar y eólica en el norte del país. A través de otros activos y sociedades desarrolla estas mismas actividades en Centroamérica, en países como Panamá, Costa Rica y Guatemala.

• La sólida posición asumida por administraciones anteriores, frente a las diferencias que con el tiempo fueron surgiendo entre el GEB y Enel, así como las necesidades urgentes de consolidar la exitosa alianza público-privada que ha caracterizado estas sociedades crearon las condiciones favorables para alcanzar un nuevo Acuerdo y los beneficios que de este se derivan para la ciudad y para sus accionistas.

• La negociación adelantada por
la nueva administración del GEB, bajo los lineamientos de la de su Junta Directiva y en interés de sus accionistas, ha dado prioridad a maximizar el impacto positivo para sus accionistas, y asegurar la competitividad y sostenibilidad de la compañía, con resultados positivos a corto, mediano y largo plazo.

Lea También
Presupuesto General de la Nación 2022: Salud y defensa, prioridades del Presupuesto para el 2022 | Gobierno | Economía

• La nueva relación del GEB con Enel se estructuró a partir del principio inamovible de proteger lo público y el interés de los accionistas, además de fortalecer las reglas transparentes y claras del gobierno corporativo de la sociedad resultante de la fusión y con una visión compartida de una agenda verde.

• Esta agenda de futuro atiende a la transformación que vive el mundo y la inminente necesidad de la ciudad de mejorar la calidad del aire y de ser parte de la solución para esta emergencia climática.

PUNTOS CLAVE DEL ACUERDO

• El nuevo acuerdo entre el Grupo Energía Bogotá y Enel es un hito de la más alta trascendencia para la ciudad y para el país, que asegura la participación del Grupo y sus accionistas, y en consecuencia del Distrito, en una compañía más robusta y con mayor potencial de crecimiento, con reglas de juego claras, con herramientas de gobierno corporativo que protegen el patrimonio de los bogotanos y que impulsará su incursión inmediata y definitiva en el negocio de energías renovables no convencionales (ERNC), convirtiéndolo en protagonista de la transformación energética a nivel nacional e internacional.

• Adicionalmente, resuelve las controversias y los litigios existentes entre las dos empresas, y genera la alineación de intereses para el crecimiento de la nueva sociedad.

• La evolución de la relación entre el GEB y Enel llevaría al Grupo a tener una participación accionaria del 42,515 %, similar a la que se tiene hoy en Emgesa y Codensa con las acciones con derecho a voto, pero en una empresa más grande, de mayor valor, más verde y más estable, con un valor patrimonial adicional de $5,5 billones en activos renovables

• La transformación de Emgesa y Codensa, a través de un acuerdo de fusión mediante el cual Emgesa absorbe Codensa, Enel Green Power y Essa Chile, y así activos de Enel en Colombia, Costa Rica, Panamá y Guatemala, crea una compañía de talla internacional que se convertirá en pilar estratégico para el fortalecimiento del Distrito en materia de ciudades inteligentes, movilidad sostenible y transformación energética.

• Con el acuerdo la nueva empresa creada será 22,9 % más rentable a 2025 y con 25,1% más de utilidades, además de posibilitar $185.000 millones anuales adicionales para el GEB por la nueva política de distribución de dividendos y la repartición de dividendos retenidos.

• Dentro de los atributos ligados a la nueva empresa que surgiría gracias al acuerdo, se destaca además una mayor capacidad instalada, con operación en cuatro países a través de proyectos eólicos, solares e hidroeléctricos, un mayor valor patrimonial, mayores dividendos anuales y una empresa más rentable y con mayores utilidades.

• También se consolida un sistema muy estricto de seguimiento de información y de capacidad de verificación y control de todos los contratos con partes vinculadas, se garantiza el mismo equilibrio de poder en las juntas directivas, mejorándolas con mecanismos de selección de independientes y con la inclusión y participación central de las mujeres, para también contribuir en esa búsqueda de igualdad de género que es importante para la ciudad y para el país.

Lea También
Con plan antievasión, el país recibiría $12 billones en 2022 | Impuestos | Economía

• En mundo avanza hacia la electrificación, hacia la utilización de nuevas herramientas de analítica de datos en ciudades inteligentes donde la información del consumo de energía y de los vehículos que podrían desarrollarse en conjunto en la nueva compañía permite tener levantamientos completos de datos de ciudad. Esta alianza hará posible la transferencia de conocimiento y mecanismos de cooperación entre las empresas y esquemas de formación de funcionarios del GEB en conjunto con los equipos de Enel para poder prepararnos para el cambio y para el futuro.

• Esto permite desarrollar oportunidades de beneficio mutuo, por ejemplo, solucionar el tema del alumbrado público, mover el transporte a eléctrico, y propiciar un impacto positivo en la calidad del aire, entre otros.

• Hay que actuar ya para promover la movilidad sostenible, por la salud pública de la gente más vulnerable. La evidencia empírica es clarísima en señalar que las personas que más han muerto con covid-19 son las personas que están expuestas en las ciudades a las peores calidades del aire, que suelen ser las personas más vulnerables, de ingresos más bajos.

• La experiencia que tiene Enel en estas nuevas tecnologías se suma al Plan Estratégico de GEB que coincide con la necesidad de avanzar en generación sostenible y competitiva para el desarrollo de ciudades inteligentes, y permite que con el nuevo acuerdo podamos avanzar en el desarrollo de nuevas sinergias.

• Esa visión conjunta permite avanzar en un nuevo acuerdo que sí garantiza inequívocamente la exclusividad, porque todos vemos en estas energías renovables el futuro y el crecimiento conjunto, en la parte analítica de datos y energías limpias.

POSIBILIDADES DE DESARROLLO A FUTURO 
• En el cambio del consumo de la energía eléctrica, las tecnologías de la información y la alianza de la ETB con Ufinet (que es de Enel), a través de tener la fibra óptica de la ciudad y permitir que haya medidores inteligentes, se va a permitir que los usuarios puedan llegar a tener, en un momento no muy lejano, tarifas por franja horaria.

• Esto ya sucede en Europa,
donde la tarifa es más barata y en donde hoy se generan mecanismos para que la población pueda tomar la decisión de consumir y cambiar sus hábitos para poder bajar el costo. Esto se logra a través de introducir estas tecnologías y optimizar la forma en que se educa al consumidor.

• Así, por ejemplo, se le puede plantear a la gente opciones para que el carro no lo cargue a las 6:00 de la noche, cuando llega a su casa, sino que se programa un mecanismo que se empieza a cargar a las 3:00 de la mañana cuando nadie consume. O cuando el refrigerador es viejo y la puerta no cierra bien, y está generando un alto consumo, tomar la decisión de financiarle el cambio por un refrigerador más eficiente, o por un horno, o por una estufa de inducción.

• La capacidad de transformar la demanda que permite la nueva tecnología es la estrategia del futuro y es donde la nueva empresa resultante de este acuerdo entre GEB y Enel, puede impulsar la capacidad de mover la ciudad hacia energías limpias, como paneles solares e infraestructuras eólicas.

PORTAFOLIO

Fuente de la Noticia

Anuncio

Tendencias