Buenaventura en Linea

Adultos mayores se adaptaron a la tecnología ‘a la fuerza’


En medio de la pandemia, más de uno libró la lucha por no quedarse al margen de la tecnología y aprovechar todos sus beneficios.

En medio del confinamiento las relaciones personales se volvieron virtuales, pero para quienes la tecnología no era su principal prioridad y tampoco crecieron de la mano de ella, la adaptación no fue tan sencilla.

“Antes solo usaba el celular para una cuestión de llamar y contestar, nada más”, dice Gaetano Ricci, de 73 años, recordando lo que ha aprendido, en cuanto a tecnología, en un año de pandemia.

“Es interesante el comunicarse vía Internet. Antes solo conocíamos el hablar en vivo y en directo o por teléfono, nada más. De forma virtual, con dos o tres botones que aplastamos, estamos en contacto con cualquier parte del mundo, cuando antes prácticamente era un sacrificio ir a encontrarse con alguien para hablar”, agrega.

“Nunca me imaginé ver la cara de alguien, en el otro lado del mundo, en un celular, para conversar casi como en persona. Para nosotros conectarnos con cualquier parte, en mi tiempo, teníamos que recurrir al telégrafo, yendo a una oficina a pasar horas para enviar los telegramas”, dice.

Para Magdalena Páez, de 75 años, la tecnología ha sido una manera de simplificarle la vida, mucho más en tiempo de pandemia, pues son parte del grupo más vulnerable a la Covid-19.

“Antes teníamos que correr a pagar las cuentas de luz, de agua, de lo uno, de lo otro, pero ahora hacemos todo por internet. Ya no necesitamos de alguien más, pero aprendiendo a manejar la tecnología”, menciona.

Sin embargo, también recuerda que al iniciar la pandemia el uso que le deba su celular era prácticamente el básico: contestar y llamar, a pesar de presentarle opciones que van desde un calendario hasta aplicaciones de entretenimiento, en las que precisamente ahora pasa más de una hora al día.

“Ahora ya le manejo moderadamente. Les he dicho a mis nietas que me enseñen, de a poco, porque hay que tener paciencia para aprender, añade.

Entre los recuerdos de Magdalena aún está el ir a un teléfono público para tener que comunicarse con otras personas, pues no era común ni siquiera tener uno en casa, mucho menos uno por persona.

“Cuando mis hermanos viajaron fuera del país, para tener que hablar con ellos teníamos que ir al correo, donde había el teléfono. Ahora llamamos y hasta hablamos de más…”, relata.

Brecha generacional

Las medidas para detener la propagación de coronavirus aceleraron el ritmo al que varios procesos pasaron al ámbito digital, permitiendo sostener comunicaciones personales y actividades de entretenimiento en los hogares, pero también agudizando la brecha generacional con adultos mayores a quienes aún les resulta un problema el simple hecho de conectarse a Internet.

En Ecuador, el 5% de los adultos mayores utiliza un computador y un teléfono inteligente, según el Instituto Nacional de Estadística (INEC), una cifra reflejada en una publicación de France 24, evidenciando “el poco conocimiento y acceso que tiene este grupo vulnerable a las tecnologías”.

No los deje fuera de los beneficios de internet

El uso de medios digitales puede convertirse en un reto para los adultos mayores, pero se puede ayudar apoyándolos en su proceso de adaptación.

Una buena manera de insertar a los adultos mayores en el mundo digital es que los familiares les ayuden a utilizar aplicaciones simples que les permitan comunicarse por video llamada con otras personas, debido al bienestar afectivo que les genera la interacción, según una publicación de la Universidad San Sebastián.

“Si el abuelo o abuela ya tiene más experiencia, los más jóvenes podrían enseñarle aplicaciones o plataformas digitales que impacten en su quehacer cotidiano como trámites en bancos, cajas de compensación, servicios de salud, pago de cuentas, entre otras. Es muy necesario que las conozcan, ya que les permiten visualizar el amplio abanico de tareas que pueden hacer desde la comodidad del hogar”, agrega.

Tips para ayudarlos con la tecnología

Tenga paciencia: Es posible que su familiar adulto mayor tenga cierta resistencia a estas tecnologías, ya que es probable que sepa usarlo poco o nada. Es importante ser empáticos con ellos, ya que, aunque tengan la disposición de aprender, muchos de los conceptos y formas de usar la tecnología son nuevos para ellos.

Marque un objetivo: ¿Qué desea el adulto mayor lograr? ¿Desea comunicarse con sus familiares? ¿Desea entretenerse? ¿Aprender cosas nuevas? ¿Con qué lo vamos hacer? Estas preguntas son muy importantes, ya que la tecnología en este momento es primordial para generar una comunicación segura entre el adulto mayor y sus familiares o amigos. También recordemos que la tecnología nos da un sinfín de beneficios como: poder jugar, ver películas, escuchar música, aprender cosas nuevas, etc.

Entender lo que se necesita para aprender y sus precauciones: Hay que tener claro que necesita acceso a internet, una computadora o teléfono inteligente, crearse una cuenta en los servicios que se desean usar y que algunas aplicaciones son de uso gratuito o pago. Debemos explicar poco a poco y sin abrumar al adulto mayor todo esto.

Manos a la obra: Guíe a su familiar con el proceso, utilice un lenguaje que le sea sencillo de entender. Genera la seguridad en él para que pueda explorar sin temor la tecnología, hágale saber que siempre contará con su apoyo para resolver cualquier inquietud.

*Fuente: Verdeza

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

%d bloggers like this: