Buenaventura en Linea
Rudi Van den Eynde_noticia

ARN mensajero: ¿la tecnología del futuro?

TRIBUNA de Rudi Van Den Eynde, head of Thematic Global Equity Management y gestor sénior de Estrategias de Salud, Candriam. Comentario patrocinado por Candriam.

Sesenta años después del descubrimiento del concepto, el ARN mensajero podría trastocar los códigos de la medicina moderna. Totalmente inédita, esta técnica pone al organismo a trabajar. Le indica cómo defenderse frente al virus.

Más rápido, más sencillo y menos costoso

La tecnología presenta diversas ventajas nada desdeñables, en especial en términos de tiempo. Un año después de la aparición de los primeros casos en China, se utilizan actualmente a gran escala varias vacunas de este tipo. Un récord de rapidez absoluto. En el transcurso de la última década, se ha estimado que el periodo medio de desarrollo de las 21 vacunas aprobadas por la FDA era de ocho años, de acuerdo con la revista médica JAMA.

Otro beneficio importante: más fáciles de fabricar, son también más sencillas de transformar. La tecnología permite tomar en consideración las eventuales mutaciones genéticas en plazos muy cortos, sin afectar verdaderamente a los procedimientos de fabricación y sin poner en peligro las cadenas de producción. Sin embargo, hay que matizar estas ventajas.

Una tecnología que todavía tiene que demostrar su eficacia en el tiempo

Por muy prometedor y ventajoso que resulte, este método aún está en sus inicios. Ninguna vacuna de ARNm había sido aprobada en humanos… antes del pasado otoño. Con independencia de los primeros resultados clínicos y fármaco-epidemiológicos, falta demostrar su eficacia en condiciones reales de utilización. El nivel y la duración de la inmunidad serán parámetros decisivos, en especial entre las poblaciones de riesgo. De acuerdo con el estado actual de conocimientos, la seguridad de las vacunas también debe ser analizada.

A falta de un respaldo científico suficiente, resultará indispensable un seguimiento a largo plazo de los acontecimientos adversos. Primera señal positiva: no se ha registrado ningún efecto secundario grave durante las fases de ensayo ni en la vida real. Otro obstáculo para su uso generalizado, las vacunas de ARNm son frágiles. Requieren una logística sofisticada para garantizar su conservación. Debido a una inestabilidad constatada con respecto al aire ambiental, algunos de ellos deben almacenarse a temperaturas muy bajas. Por lo tanto, su distribución podría resultar problemática en relación con las condiciones específicas de conservación y los costes asociados.

Las enfermedades infecciosas… ¡hasta los cánceres!

El ARNm presenta atractivas perspectivas en oncología. Esta tecnología podría permitir que el sistema inmunitario se focalizara y destruyera genéticamente las células cancerígenas, sin fragilizar el organismo. Señal específica: la mayoría de los programas de investigación en curso tienen una orientación curativa. Algunos resultados preliminares resultan extremadamente prometedores.

En los cánceres de la cabeza y del cuello, la combinación de una inmunoterapia basada en medicamentos y de una vacuna de nueva generación ha provocado una reducción tumoral en cinco de cada 10 participantes en un estudio industrial de fase 1, cuyos datos intermedios se presentaron en el último congreso anual de la Society for Immunotherapy of Cancer*. En dos de los pacientes, el tumor había desaparecido completamente. Son buenas noticias, por supuesto. Sin embargo, en 17 pacientes con cáncer colorrectal no hubo respuesta.  

Como mínimo, esta nueva clase de vacunas encarna la promesa de una medicina más precisa, más personalizada y más accesible. Si su eficacia y su inocuidad se demostraran a gran escala, los últimos obstáculos para la utilización masiva del ARN mensajero desaparecerían definitivamente. En dicho caso, el recurso a este método se podría intensificar, con importantes beneficios médicos y económicos que resultarían clave.

Centrada en la innovación en salud, Candriam sigue atentamente las numerosas evoluciones en curso en un sector en plena mutación. Gracias a su comité de expertos, Candriam identificará y prestará apoyo a las tecnologías, los actores y los proyectos más relevantes.  

* «Un estudio de fase 1, abierto y multicéntrico para evaluar la seguridad, tolerabilidad e inmunogenicidad del ARNm-4157 solo en sujetos con tumores sólidos resecados y en combinación con pembrolizumab en sujetos con tumores sólidos no resecables», Moderna (noviembre 2020).

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: