Buenaventura en Linea
Así puedes detonar la innovación, la vitamina de tu empresa

Así puedes detonar la innovación, la vitamina de tu empresa


5 min read

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.


Por muy sostenido que esté, cualquier negocio necesita de la innovación. Sectores como el de la electrónica de consumo (entretenimiento y comunicación) por ejemplo, saben que si ésta no se presenta por lo menos cada seis meses, su permanencia puede verse amenazada.

Y aplica para las marcas o empresas de todos giros y tamaños. Aún las Pymes ya consolidadas requieren de nuevas ideas, o renovar sus productos o servicios para mantenerse en la mente de los consumidores, siempre deseosos de lo nuevo quienes de no encontrarlo en tu oferta, voltearán a la competencia.

Antonio Ono, vicepresidente de Innovación y Análisis en Great Place to Work®, platica que existen distintas herramientas para saber si en tu negocio la innovación está presente. 

Estudios de mercado, lluvia de ideas (para evaluar el involucramiento de tu gente) o establecer un departamento de investigación y desarrollo donde se concentren quienes idean un producto o servicio innovador, es lo común.

Imagen: Depositphotos.com

Pero para que funcione es deseable que cuentes con una cultura organizacional que fomente la innovación. Desde todos los niveles y en todos los puestos de trabajo. No importa quién lo proponga, ni desde qué área, sino que la propuesta esté ahí para todos.

A Kodak, como recordarás, le costó muy muy caro ignorar al ingeniero que se acercó a proponer revisar el tema de la cámara digital. La cultura organizacional de la compañía aún no estaba diseñada para la innovación. 

Pero la innovación tampoco se da por generación espontánea. 

Basado en el modelo For All de Great Place to Work®, Antonio Ono afirma que es más probable que se dé cuando:

  • Se trabaja de cerca con la gente. 
  • Si el líder se abre a la escucha.
  • Si se demuestra humildad por atender lo que alguien, quien quiera que sea, necesite compartir.

De lo contrario, tus colaboradores aprenderán a callar o se llevarán sus propuestas a otro lugar donde sí les quieran prestar atención.

Salte del marco 

La primera clave es romper paradigmas. Sí, esos que aprendiste en el trabajo, en las aulas universitarias y en la experiencia misma. Cuando las cosas se dan por sentadas, la mente se condiciona y se pone a sí misma trabas o pretextos que le impiden ver nuevos horizontes.

 La segunda clave es si de entrada piensas que una idea es muy primaria, ingenua o tonta, estarás cometiendo el primer error para atraer a la innovación. 

Al subestimar las propuestas de tu gente acabarás de tajo con la confianza que puedan tener para compartirlas. Recuerda que la confianza es algo que se construye con el tiempo pero que, de no cuidarse, se puede perder en minutos. 

La tercera clave es formalizar la práctica para que tu equipo presente ideas en las reuniones por área, cada determinado tiempo, y escuchar con atención lo que alguien te quiera decir.

Antonio Ono asegura que las mejores propuestas nacen cuando conectas gente de todas las áreas, de todos los niveles y jerarquías, no sólo de investigación de mercado o de la alta dirección.

Comercial puede comunicar a tecnología lo que ha oído decir a sus clientes acerca del producto; paquetería puede sugerir a logística cómo diseñar una mejor ruta de entrega y así por el estilo. 

Sé el promotor

No basta con que abras un foro para que todos aporten ideas. Tus habilidades de liderazgo te deben alcanzar para inspirar a que la gente participe, con humildad agradecer y encontrar formas de reconocer a tus colaboradores.

La innovación se mantiene viva. Así que cuando tu idea esté dando buenos resultados es el aviso de que debes buscar una nueva.

 Antonio Ono, desde la investigación del instituto Great Place to Work®, describe las cinco barreras que se presentan para la innovación en las empresas.

  • Terrorismo laboral. Se da en organizaciones autoritarias, donde el enfoque es hacia los números; la gente vive en constante ansiedad, sin ningún incentivo para proponer.
  • Brechas en los propósitos. Si los colaboradores no se sienten parte de la empresa, la misión y la visión, prácticamente se sentirán excluidos de la innovación.
  • Exigir en desproporción. Si las personas no cuentan con las herramientas ni los recursos necesarios para hacer sus tareas, difícilmente querrán participar de alguna innovación.
  • Descuidar a tus gerentes. Los líderes de área conducen la innovación, pero si están abrumados por la gestión, se sienten descuidados o con poco apoyo, difícilmente podrán atención a la innovación. 
  • Mentes estancadas. Cuando las personas sienten que ya no tienen capacidad de crecer profesionalmente se estancan, así bloquean todo intento de aportar nuevas ideas.

Abre un canal de confianza con todas tus habilidades de liderazgo necesarias: reconoce, colabora, aprecia y sé humilde. Abre la puerta a la innovación. 

Fuente de la Noticia

Síguenos

Para que no te pierdas nada de nada.

Lo más leído

%d bloggers like this: