Conecte con nosotros

Tecnología

así se relacionan con la salud del corazón

Publicado

en

así se relacionan con la salud del corazón

Las bacterias no son todas malas, por supuesto existen algunas especies de ellas con las que no queremos tener contacto en nuestras vidas.

Esas bacterias patógenas, que nos causan enfermedades, son solo algunas de todas las que existen.

A nuestro alrededor existen muchos otros tipos de bacterias con las que coexistimos de forma pacífica y algunas que son todo lo contrario a las patógenas, pues no solo no nos hacen daño, sino que nos benefician.

Nuestro propio cuerpo es hogar de muchas de ellas, podríamos pensar en nosotros como un pequeño ecosistema, que igual que los de la Tierra, debe mantener un balance para que todas sus partes estén en armonía.

Pero esos microorganismos que viven en nosotros, no solamente no nos dañan, sino que cumplen una labor muy importante: como las bacterias que existen en nuestro sistema digestivo.

Esas bacterias patógenas, que nos causan enfermedades, son solo algunas de todas las que existen.

Biodiversidad intestinal

En el cuerpo humano se han identificado cientos de diferentes cepas de bacterias a partir de sus genes.

Lea También
Tener hermanas hembras puede ayudar a los elefantes a vivir más tiempo, encuentra un estudio

Y así, como cualquier ecosistema puede ser diverso dependiendo de la cantidad de diferentes especies que contiene, también nuestro cuerpo, en su modalidad de ecosistema en miniatura, es biodiverso en bacterias.

Nuestros intestinos y sistema digestivo en general son el lugar donde habitan principalmente esas bacterias: en total contribuyen con 0.5-2 kg de nuestro peso total

Pero no solo existen ahí, es decir que no solo son como unos polizones en nuestro cuerpo, sino que trabajan para nosotros.

A ese conjunto de bacterias y las funciones que realizan en el cuerpo se les denomina microbioma intestinal, aunque es común escuchar todavía términos como “flora intestinal” para referirse a ellas.

Sin embargo el término microbioma, define mucho mejor lo que sucede todos los días dentro de nosotros.

Microbiota es el conjunto de los microorganismos que viven en un lugar, y así podríamos llamar entonces a los que habitan en nuestro sistema digestivo. Pero cuando queremos describir cuántos y cuáles son, sino también qué funciones realizan, entonces nos referimos a ellos como microbioma.

Lea También
Trucha marrón exótica amenaza especies de peces nativos del Himalaya: estudio
frutas
Esas bacterias patógenas, que nos causan enfermedades, son solo algunas de todas las que existen.

Bacterias que nos cuidan

Muchas de esas bacterias que están en nuestros intestinos colaboran en nuestra digestión: existen ciertos carbohidratos que no podríamos digerir si no tuviéramos esa ayuda microbiana.

Estos microorganismos hacen su trabajo, no porque les caigamos bien, sino porque a fin de cuentas obtienen así un beneficio: en esos procesos que realizan obtienen su alimento

Así que nuestra alimentación influye mucho en el mantenimiento de la biodiversidad de nuestros intestinos.

Si comemos los alimentos correctos, las bacterias que viven ahí, podrán proliferar y seguir trabajando para nosotros.

Un estudio reciente muestra que la alimentación influye de forma directa en otros aspectos de nuestra salud, porque nuestro microbioma es determinante en el metabolismo de los flavonoides.

Esos son compuestos que han mostrado tener propiedades cardioprotectoras, pues reducen la presión arterial.

Lea También
Las huellas en Nuevo México hechas hace 23,000 años son la evidencia más temprana de actividad humana en el Nuevo Mundo

Muchos alimentos como frutas, verduras e incluso el chocolate, contienen flavonoides, pero nuestro cuerpo no podría metabolizarlos sin la ayuda de las bacterias intestinales. 

El estudio publicado en la revista médica especializada Hypertension, encontró una relación directa entre el microbioma, la alimentación y la presión arterial.

En el estudio se dio seguimiento a voluntarios que registraron sus hábitos de alimentación. Se encontró que quienes incluían más alimentos ricos en flavonoides, tenían una mayor biodiversidad bacteriana, y una presión arterial menor.

Los investigadores encontraron que en el 15% de los casos la menor presión arterial se debía a la mayor biodiversidad en el microbioma. 

En los otros casos no es que no existiera esa asociación, sino que podrían estar interviniendo otras variables como edad, sexo, hábitos, como fumar. 

De cualquier forma, no te olvides de comer bien: las bacterias de tu estómago -y tal vez tu corazón- te lo agradecerán.

Fuente de la Noticia

Anuncio

Tendencias