23.1 C
Buenaventura
viernes, julio 3, 2020

Así se vive la llegada del coronavirus en El Charco, Nariño – Gobierno – Política

No se pierda

La crisis del coronavirus y la exposición pública de la ciencia | Destacada | Edición América

Acostumbrada a vivir silenciosamente en los laboratorios, la ciencia ha pasado a una exposición pública sin precedentes por la crisis del coronavirus, acelerando sus...

「 tecnologia en procesos mineros cl 」

Bomba Anti-abrasiva Se adoptan piezas de sobrecorriente estampadas, por eso el corriente es más estable y rápido elevando la eficiencia... Lee mas Bomba de Aleación Se funde con...

El Charco es un municipio en el Pacífico nariñense, ubicado a 465 kilómetros al norte de Pasto, lejos de todo y a dónde solo se puede llegar en barcos o lanchas por los ríos o por mar desde Buenaventura o Tumaco. Está ubicado en la desembocadura del río Tapaje y es en la práctica una isla pues está rodeado también por los ríos Iscuandé, Muchica y Sequihonda.

Hasta hace unos 15 días era uno de los municipios libres de covid y de alguna manera el virus estaba controlado. Incluso, sus habitantes no usaban tapabocas. Las autoridades cerraron las fronteras fluviales y marítimas desde marzo, pero al final, el contagio llegó y empezaron los problemas. Ya han muerto dos adultos mayores.

A pesar del aislamiento obligatorio que se venía cumpliendo a cabalidad y el toque de queda, con la llegada de viajeros en lanchas piratas se desató la pandemia, cuenta el secretario de Gobierno, Mercedes Erazo, quien es hoy el único funcionario del gabinete que no está infectado.

“Todos, el alcalde Víctor Candelo y los otros secretarios, tienen esa virosis, como le dicen acá”, afirma Erazo. En El Charco, solo hasta hace apenas 15 días comenzaron las pruebas pues no tenían cómo hacerlas y es incierto el número de pacientes positivos; y al igual que otros municipios la falta de recursos es la constante.

Pero allí las cosas son más delicadas. El Charco tiene unos 46.000 habitantes, de los cuales el 70 por ciento vive en las riberas del río Tapaje y el 30 por ciento restante en el casco urbano.

El problema, dice Erazo, es que por errores de las administraciones pasadas no se tuvo en cuenta ni en el Dane ni en las bases del Sisben a toda la población.

Las cuentas quedaron mal hechas. Hoy para el Gobierno Nacional ese municipio solo tiene 10.000 habitantes, a pesar de que desde el 2005 había una proyección del Dane de 45.000 habitantes, eso les redujo el presupuesto a menos de la mitad.

Un presupuesto de 17.000 millones es irrisorio para todas las necesidades que tenemos”, afirma Erazo, quien agrega que además hay un alto número desplazados. Por eso le pide al Dane y al presidente Iván Duque que “con urgencia revisen la situación del municipio”.

En efecto, El Charco, en el pasado vivió los desplazamientos por causa del conflicto armado y las disputas entre las Farc y bandas de narcotraficantes. Por esa causa, llegaron al municipio en el 2010 más de 7.000 desplazados y en el 2007, ya había llegado otros 15.000.

Todos contagiados

En julio del año pasado, la mayoría de funcionarios de la Alcaldía y profesores fueron amenazados por las bandas criminales y de narcotraficantes que operan en esa región del Pacífico que siguen generando más desplazamientos.

En ese momento se anunció el aumento del pie de fuerza del Ejército y la Policía, pero solo fue eso, un anuncio. Hoy en el Charco solo hay 8 policías para controlar el ingreso de personas que se quedaron varadas en Cali y Buenaventura por la cuarentena que quieren regresar al poblado en lanchas piratas.

“Se nos están metiendo desde Buenaventura, desde Tumaco, la gente está entrando. Se meten clandestinamente y eso nos genera más riesgo para la enfermedad, por eso nos llegó el covid acá”, afirma el Secretario.

Necesitamos que el Gobierno Nacional nos vea con otros ojos, ojalá que se interesara, estamos desconectados de todo el país, ojalá nos tiendan la mano”

El error en el censo poblacional les trae otras dificultades. El Charco no tiene juzgado de circuito pues uno de los requisitos para abrir esa dependencia es el número de habitantes. Solo hay un juzgado promiscuo municipal. Por eso todos los procesos y diligencias judiciales se deben hacer en Tumaco lo cual les ocasiona más gastos a sus habitantes.

En El Charco tampoco hay Defensor Público. Y en la estación de Policía una persona a la que un juez le dio casa por cárcel lleva 15 días allí, porque deben trasladarla a Tumaco para que el Inpec lo reseñe, haga todo el proceso y determine en dónde debe seguir pagando la pena. Hay que volverlo a traer.

Los charqueños, en su mayoría viven de la agricultura, la explotación de maderas, la minería y la pesca que se va toda al comercio de Buenaventura. Mientras no hubo casos de covid y el municipio estuvo en aislamiento, todo el comercio se paralizó, lo bueno fue que el pescado abundó y se puso barato.

Pero otros productos como la carne, el pollo, huevos y abarrotes se encarecieron por el transporte e incluso hubo escasez por el aislamiento. El 95 por ciento del comercio se hace con Buenaventura. Hoy una bandeja de 30 huevos cuesta 17.000 pesos cuando antes se conseguía en 7.000.

Esta es otra de las razones por las cuales los charqueños claman por la carretera de Popayán a Guapi. Para salir de aquí nos toca en barcos o lanchas, son seis o siete horas.

El viaje a Tumaco cuesta 110.000 pesos y a Buenaventura, que antes de la pandemia costaba 65.000 pesos, ahora hay que pagar 120.000.

“Se aprovechan, dice Erazo, frente a eso la única posibilidad es que el Gobierno nos tienda la mano en la vía de Guapi a Popayán, no tenemos otra opción, acá nos llega caro, todo se va en transporte”

Situación precaria

Sin fuerza pública que controle las entradas al pueblo y a los transportadores clandestinos, el aumento de casos de covid ya es una realidad que preocupa pues en el hospital Sagrado Corazón de Jesús solo hay 5 médicos, 3 enfermeras jefes y 15 auxiliares de enfermería y no tiene la infraestructura ni la capacidad para atender una emergencia de esta magnitud.

Solo hay 13 camas, no hay insumos médicos y la única forma de evacuar pacientes críticos es por vía aérea. El lema de la Actual Administración que encabeza el alcalde Víctor Candelo es “Recuperando la esperanza y la confianza”, pero en las actuales circunstancias y sin recursos, cumplirlo va a ser muy difícil.

“Necesitamos que el Gobierno Nacional nos vea con otros ojos, ojalá que se interesara, estamos desconectados de todo el país, ojalá nos tiendan la mano”, clama el Secretario de Gobierno.

Fuente de la Noticia

Más noticias relacionadas

- Publicidad - 3162674964 - Conoce los alivios que hemos implementado para el pago del servicio de energía

Últimas Noticias

La crisis del coronavirus y la exposición pública de la ciencia | Destacada | Edición América

Acostumbrada a vivir silenciosamente en los laboratorios, la ciencia ha pasado a una exposición pública sin precedentes por la crisis del coronavirus, acelerando sus...

「 tecnologia en procesos mineros cl 」

Bomba Anti-abrasiva Se adoptan piezas de sobrecorriente estampadas, por eso el corriente es más estable y rápido elevando la eficiencia... Lee mas Bomba de Aleación Se funde con...

Tecnología ENERZY de Mizuno – La Bolsa del Corredor

Estaba claro que la marca japonesa Mizuno estaba...