Conecte con nosotros
B2V, una tecnología para proteger a los ciclistas en carretera B2V, una tecnología para proteger a los ciclistas en carretera

Tecnología

B2V, una tecnología para proteger a los ciclistas en carretera

Avatar

Publicado

en

Dentro del colectivo de usuarios vulnerables de las vías encontramos a los ciclistas. Dada su reducida velocidad, es necesario crear algún sistema que permita alertar a los conductores de vehículos de su presencia y así evitar riesgos. B2V es la respuesta.

Aunque la pandemia de coronavirus ha tenido serias consecuencias en la economía, la salud y por extensión, nuestra vida diaria, ha tenido algunos efectos positivos. Uno de ellos ha sido la aceleración de la adopción de la bicicleta como medio de transporte sostenible y como una manera saludable de estar en forma.

Dicho de otra forma, la pandemia ha aumentado el número de ciclistas en las carreteras, lo cual aumenta el riesgo al que están sometidos al compartir espacios con vehículos más grandes y más veloces. Resulta obvio que no se puede poner un carril para ciclistas en cualquier calle o cualquier carretera, la convivencia es inevitable.

Pero para que esa convivencia funcione, es necesario adoptar tecnologías que permitan avisar a los conductores con suficiente antelación de la presencia de un ciclista en su ruta. De esa forma, el conductor podrá adecuar su velocidad hasta adelantar de forma segura al ciclista.

Está en desarrollo desde 2017 una tecnología denomina B2V o bicicleta a vehículo, una ramificación de la tecnología V2V, que permite la comunicación y el intercambio de datos entre vehículos para una mayor seguridad. Varias compañías forman parte de un consorcio para hacer esta tecnología una realidad en forma de estándar.

Encontramos a fabricantes de vehículos (Ford, General Motors y Subaru), de bicicletas (Giant, Orbea, Trek), de componentes (Garmin, Shimano, SRAM) y Tome Software. Están colaborando con SAE International para aprovechar en la medida las tecnologías existentes y crear un estándar fácil de adoptar por parte de la industria.

El estándar puede ampliarse a otros usuarios vulnerables, como los peatones o usuarios de vehículos de movilidad personal (VMP), tales como los patinetes eléctricos. Incluso cuando hay asistencias eléctricas en juego, siguen siendo formas mucho más lentas de transportarse respecto a un vehículo a motor.

La aplicación Ride de Specializes se está adaptando a la tecnología B2V

Está por ver cómo se implementa el sistema de comunicación. Una forma es a través de Bluetooth 5, otra es utilizando aplicaciones móviles que usen los ciclistas para comunicar en Internet su posición mediante 3G, 4G o 5G. Esa información puede ser empleada por aplicaciones de navegación, como Waze, o para presentar alertas en los tableros de instrumentación directamente.

La información no solo tiene utilidad en el mismo momento, también sirve para tener un mapa de calor del uso de las vías por parte de ciclistas. En otras palabras, ir tejiendo una red de rutas de uso habitual, donde encontrarse un ciclista es muy probable. Ya hay algunas carreteras señalizadas de esta forma para avisar a los conductores.

Pero sin duda hay mucho margen para aprovecharse de aplicaciones móviles de ciclismo. Estas aplicaciones, además de orientar al ciclista y de tomar datos de la ruta (cadencia de pedaleo, velocidad, frecuencia cardiaca…) pueden emplearse para volcar datos a la red y crear colchones virtuales de seguridad.

Sistema de alerta de cercanía de un ciclista con luces de aviso en el retrovisor

En el caso concreto de Ford, el año pasado tuvimos constancia de una tecnología en desarrollo para evitar accidentes al abrir la puerta de un coche justo cuando va a pasar un ciclista. Si se detectase un potencial peligro, habría avisos y alertas al abrir la puerta, y hasta un tope mecánico para que no se abra del todo.

El estado de la técnica actual, en lo que se refiere a coches de serie, empieza a tener en cuenta a los ciclistas con los asistentes de frenada automática. Si se detecta un ciclista por delante o en una trayectora perpendicular, los frenos se aplican para evitar la colisión. En cuestión de meses eso será un estándar para cualquier coche nuevo.

Mientras el B2V se convierte en una realidad, hay que seguir teniendo todos los sentidos sobre la carretera por parte de los conductores, y por parte de los ciclistas preocuparse por ser bien visibles a nivel de equipación y luz de marcha trasera. Algún día los accidentes graves de ciclistas por atropello o colisión serán parte del pasado.

Fuente de la Noticia

Tendencias

%d bloggers like this: